viernes, 30 de marzo de 2012

SEMANA SANTA DE SEVILLA


UNA TARDE

Respiras, te adentras en el rastro del silencio profundo, memoria de una tarde, se vuelve exilio cuando la mirada se hunde, una tierra de sombra antigua. Aún tu voz desnuda las horas frías, ahora se pierden en aquella tarde. El ángel en el espejo no es el olvido, la luz, los párpados, faltan en su fiebre. A donde vayas su huella, su herida, el eco sordo y disperso en su latido. Un solo nombre de raíz habitas en el mundo crepitante, más allá de los rostros un rumor, la luz de un sueño; los niños miran su melancolía, remota, que atraviesa el aliento de la tierra. Otra vez este regreso, esta tarde, yo niño por tus calles. Otra vez la ilusión irremediable; yo niño en tus altares.

1998

A las puertas de la Semana Santa, mis mejores deseos. Sigamos manteniendo esta maravilla, esta ilusión -especialmente para los más pequeños- siempre abierta a todos. 

Salud.


lunes, 26 de marzo de 2012

DERROTA DE LA DERECHA Y ORGULLO DE ANDALUCIA




Tres  banderas azules y una bandera española ondeaban, con tan poca fuerza como entusiasmo, en la calle San  Fernando de  Sevilla, frente a la sede del PP. Javier Arenas, el de las milongas,  hablaba desde el balcón central  de la sede con el inequívoco rictus  de disimulo  de la derrota. La expansión, que parecía imparable, de la derecha neoliberal española , ha sufrido una derrota de consecuencias incalculables. Arenas, Oña, Sanz y todo esa siniestra trouppe tendrán que esperar sentados su hora de Andalucía.
La izquierda ha ganado las elecciones y Andalucía ha mostrado así un camino de resistencia y de cambio que debe ser faro y guía de la lucha contra la barbarie neoliberal. Andalucía está en estos momentos en el  punto de mira de la opinión pública europea. Hoy comienza un nuevo ciclo, la responsabilidad  de los partidos ganadores ( PSOE e IU)  es enorme,  pero también  la  de nosotros y  nosotras, ciudadanos y ciudadanas andaluces. Que nadie dé un paso atrás, que nadie mire  por sus  cuitas e intereses particulares; derrotada la derecha es el momento  de  abordar  con decisión los cambios  que Andalucia, España y Europa necesitan para salir de la pesadilla de la crisis y del espejismo del crecimiento. Esta noche todo el pueblo de izquierda del Estado español mira  con orgullo al sur.  
Ahora vendrá una  campaña  brutal contra Andalucía y sus gentes. Los tópicos más absurdos, las leyendas  más falsas, las caricaturas más crueles rodaran  por los medios de comunicación centralistas. Sabemos defendernos, sabemos atacar. El primer gran asalto al Estado de las autonomías  se ha saldado con derrota.Comienza  un tiempo de ideas y de lucha, de cambio y  de resistencia. El jueves próximo tenemos la primera cita: una huelga  general que  Andalucía ya ha comenzado a ganar.






miércoles, 7 de marzo de 2012

ESTETICA DE LO PEOR



Muy  bueno el libro de José Luis Pardo que hace unas semanas terminanos. Hay aquí trabajos ya publicados en diferentes medios, algunos lo habíamos leído, como este.


El último ensayo publicado por el profesor y filósofo José Luis Pardo, Estética de lo peor, es una compilación de ensayos aparecidos con anterioridad en diferentes medios de prensa, catálogos de exposiciones, o revistas especializadas, en un arco temporal que abarca desde 1997 a 2008. Toda compilación de textos, es decir: allegar o reunir en un solo cuerpo de obra documentos ya editados, posee una cualidad admirable que no es otra que la relectura –en el caso, obvio, que se siga a ese autor– de una parte de su obra leída bajo una cierta doble condición de aleatoriedad y eventualidad. Es más, por mucho que nos interese un autor difícilmente tendremos acceso a la totalidad de lo por él publicado. Razón esencial esta en el caso que nos ocupa, pues José Luis Pardo, afortunadamente, escribe y publica con alegre, solvente y dinámica frecuencia.


Estética de lo peor reúne una selección de 15 textos (ninguno de ellos inédito) que si bien están agrupados por bloques temáticos (desconocemos si por deseo del autor o de los editores: poco importa), dichos bloque facilitan menos la lectura –dado que la redireccionan no siempre en el sentido más apropiado– que si optamos por un “ir saltando” entre los textos, bien por un mutuo interés entre el autor y el lector por determinado asunto tratado, bien por una concreta orientación intelectual o ideológica ante los temas debatidos, o incluso, por supuesto, por un decidido rechazo ante un concreto análisis o interpretación de una manifestación estética cualquiera o un determinado apunte sociológico. Si bien es difícil encontrar en Estética de lo peor un decidido centro ante el cual basculen o graviten todo los textos presentados, no es menos cierto que la propia fragmentariedad que el volumen destila ayuda a entender más y mejor algunos de los argumentos intelectuales esgrimidos por José Luis Pardo durante la última década, y entre los cuales la “fragmentación” –del arte y la vida contemporáneos o de la fragilidad del cuerpo dentro de ese escenario de ruptura, entre otros– ocupa dentro de su ideario estético un lugar de centralidad tan esencial como admirable.

Que en un corpus de quince ensayos más de diez posean una grandeza intelectual innegable nos ofrece una imagen concluyente de la tan inteligente como feliz idea de agrupar estos escritos, y más allá de los consabidos oportunismos o estrategias de marketing propio de las editoriales. Dado que, tal como ya hemos apuntado, el volumen carece de un centro unitario, lo más efectivo es focalizar aquellos textos que por sí solos ya ejercen una función solar, y ante la cual las ideas giran fragmentadas dentro y fuera de su órbita. Así el apartado titulado Un amigo americano donde, utilizando como pretexto el análisis de la película de Cronenberg Crash (y no únicamente este film), como también El amigo americano, de Wenders, José Luis Pardo, en realidad, nos está ofreciendo sendos y muy brillantes análisis de cuestiones más cercanas a la metafísica, como son la expiación y la culpa. En el apartado Algésicos comprimidos (textos sobre artistas) sobresale el texto dedicado a Ramón Gaya, donde al autor utilizando una retórica intelectual muy brillante no siempre convence en su deseo (un tanto obsesivo) de hacernos creer que Gaya es un artista vanguardista, pero lo que sí logra Pardo con este ensayo (y no es poco) es replantearnos (una vez más), y más allá del interés o aprecio por Gaya, los siempre tan escurridizos como cambiantes conceptos de “tradición”, “vanguardia” o “contemporaneidad”. Pero en nuestra opinión los dos mejores apartados de que consta el libros son los dos primeros, Ensayos sobre la falta de oficio y Cómo se llega a ser artista contemporáneo, ambos con seis escritos en total, y en los cuales José Luis Pardo, utilizando un sabio dispositivo de “inteligencia humorística” nos ofrece algunos de los más altos ejemplos de especulación teórica y estética que se hayan producido en nuestro país.


Luis Francisco Pérez, publicado en ARTECONTEXTO




martes, 6 de marzo de 2012

CAMINO DE ALGUNA PARTE




Del viejo acompañamiento de la lectura de Somerset Maugham recordamos la relojería de su narrativa, la exposición en bloque de todo el relato y la  continuidad de sus personajes, sin ingenuidades exaltadas y larguísimas. Para él eso era la ficción; una  forma de expresar todo aquello que conocía, algo hoy tan olvidado.En el fondo, Maugham siempre se pliega a los planteamientos abstractos, esas sus virtudes y de considerable importancia, hace pensar al lector y escritor en nuevos posicionamientos, deja construir la trama, que es toda la energía. 

Blogger templates