martes, 27 de abril de 2010

RECORDANDO "UN CONTEMPORANEO"





Luis Cernuda murió hace ya cerca de medio siglo, su obra se corresponde como pocas al concepto de soledad, la que con mayor autoridad moral lo representa de toda su generación, no hubo en sus libros ni exuberancia léxica, ni abundancia formal, ni riqueza temática, pero vida y escritura son en él inseparables, tras leer su obra, como la de Whitman, encontraremos siempre al hombre. También se acerca al medio siglo aquel extraordinario ensayo que Octavio Paz escribió tras su muerte “La palabra edificante”. Allí Paz marcaba las claves fundamentales de su obra y, lo más sorprendente en un trabajo breve y de urgencia, preveía y prevenía sobre sus peligros. No se equivocó, a finales de los ochenta Paz me reafirmó aquellos temores, y ya ha llovido. Recuerdo que charlamos sobre este poema, me aconsejó que lo hiciera recordar. Incluido dentro de su libro “Vivir sin estar viviendo”, libro donde a veces la sintaxis se vuelve complicada y artificiosa, de un deslavazado prosaísmo, más que el monólogo dramático o el estilo conversacional, la utilización de dimensiones o personajes, su recorrido elusivo (existe ya variada bibliografía sobre este poema), le interesó hacerme ver el espacio dramático e ideológico que introducía, el programa no metafórico, donde los materiales históricos y su dominio fracasaban (también el técnico) en el intento de progreso, en la necesidad que tiene el momento de llegar a la objetivación. Paz situaba este espacio dramático en ese contexto, el de la palabra del poema y la literatura a través de una alta objetividad y distancia que habrían el pacto ficcional (a la manera de E. Canetti), pero también pensaba, como Adorno, que la objetivización de la forma era algo quimérico, la elaboración del discurso de este poema lo sustanciaba en el desenlace de un discurso dramático e ideológico; ese sueño superior del tiempo creador y reflexivo. En los tiempos que corren y haciendo caso al gran escritor mexicano les dejo con el poema.




UN COMTEMPORANEO




Le conocí hace ya tanto tiempo;
Déjeme que recuerde. Si la memoria
Falla a mi edad, cuando trata de imaginarse algo
Que en años mozos fuimos, aún más cuando persigue
La figura del hombre visto solo un momento.


Nunca pensé que alguien viniera a preguntarme
Por tal persona, sin familiar, amigos,
Posición o fortuna, viviendo oscuramente,
Con los gestos diarios de cualquiera
A quien ya nadie nombra tras de muerto.


Que de espejo nos sirva
El prójimo, y nuestra propia imagen
Observemos en él, mas no la suya,
Ocurre a veces. Quien interroga a otros
Por un desconocido, debe contentarse
Con lo que halla, aun cuando sea huella
Ajena superpuesta a la que busca.


Era de edad mediana
Al conocerlo yo, enseñando,
No sé, idioma o metafísica, en puesto subalterno,
Como extraño que ha de ganar la vida
Por malas circunstancias y carece de apoyo.


A esa ciudad había venido
Desde el norte, donde antes estuvo
En circunstancias aun peores; ya conoce
Aquella gente práctica y tacaña, que buscando
Va por la vida solo rendimiento
Y poco rendimiento de tal hombre traslucía.


Aquí se hallaba a gusto, en lo posible
Para quien no parecía a gusto en parte alguna,
Aun cuando, ido, no quisiera
Regresar, ni a varios conocidos
Locales recordó. Así trataba acaso
Que lo pasado fuera pasado realmente
Y comenzar en limpio nueva etapa.


No le vi mucho, rehusando,
A lo que entiendo, el trato y compañía,
Acaso uraño y receloso en algo
Para mi indiferente. Poco hablaba,
Aunque en rara ocasión hablaba todo
Lo callado hasta entonces, entero, abrupto,
Y pareciendo luego avergonzado.


Pero seamos francos, yo no le quería
Bien, y un día, conversando
Temas insustanciales, el tiempo, los deportes,
La política, sentí temor extraño
Que en burla, no hacia mí, sino a los hombres todos
En mi representados, fuera a sacar la lengua.


Lo que pensó, amó, odió, lo dejo indiferente,
Ignoro, como lo ignoro igual hasta de otros
Que conocí mejor. Nuestro vivir de muchedumbre
A solas con un dios, un demonio o una nada,
Supongo que era el suyo también. ¿Por qué no habría de
Serlo?


Su pensamiento hoy puede leerse
Tras la obra, y ella sabrá decirle
Más que yo. Aunque supongo
Tales escritos sin valor alguno,
Y aquí nadie se cuidaba de su autor o ellos.


Esta fama postrera no la mueve,
En mozos tan despiertos, amor de hacer justicia,
Sino gusto de hallar razón de entre nosotros
Los viejos, el estorbo palmario en el camino,
Al cual no basta el apartar, más el desprecio
Debe añadirse. Pues ¿acaso
Vive desconocido el poeta futuro?


Sabemos que un poeta es otra cosa;
La chispa que lo anima pronto prende
En quienes junto a él cruzan la vida,
Sus versos aceptados tal moneda corriente.
Lope fue siempre el listo Lope, vivo o muerto.


Tan vulgar como quiera será el vulgo,
Pero la voz del vulgo es voz divina,
Por estos tiempos nuestros a lo menos;
Y el vulgo era ignorante de este hombre
Mientras viviera, en signo
Que ignorará su póstuma excelencia.


La sociedad es justa, a todos trata
Como merecen; si hay exceso
Primero, con idéntico exceso retrocede,
Recobrando nivel. Piense de alguno,
Festejado tal dios por muchedumbres,
Por esas muchedumbres tal animal colgado.
Bien que ello nos repugne, justicia pura y simple.


Más eso no se aplica a nuestro hombre.
¿Acaso hubo exceso en el olvido
Que vivió día a día?. Hecho a medida
Del propio ser oscuro, exacto era; y a la muerte
Se lleva aquello que tomamos
De la vida, o lo que ella nos da: olvido
Acá, y olvido allá para él. Es lo mismo.





Luis Cernuda
La realidad y el deseo
Fondo de Cultura Económica
1958. 3º Edición.



Nueva frontera, Sevilla 2003

sábado, 17 de abril de 2010

EFI CUBERO. TRES POEMAS





PLAZA EN SEVILLA



Se transformó la noche.
Supo de pronto el aire a desaliento
a dolor y a deseo.

Un desprendido azahar en la mirada;
los naranjos de luz.

Esferas como el sol sustituyendo
al recobrado aroma…

La plaza, - tan extraña –
crucial como el silencio,
corroboró el vacío.



CALLE AIRE



Ante el frío de la duda
lo mejor de la voz es el silencio.

Y alejarte, vivir, no ilusionarte,
no buscar más allá de lo observado.

Pero te obstinas siempre,
apasionada
- ¡Oh, terca
..................hasta el final
......................................que siempre acudes
y orillándote en ti
............................vas sucumbiendo
al engañoso ardor,
..............................al posesivo amor
de la quimera! -.



INTERROGANTES



Como quien sube al tren de la memoria
busqué sobre el origen
las parcelas borradas.

Pura entelequia sin cartografías…

(Cuando atravieso un tiempo
.............................................de preguntas
siempre me quedo
.............................entre interrogaciones).




(Inéditos, 2010)

viernes, 16 de abril de 2010

MIGAJAS






Recuerda los momentos de belleza
que la vida nos ha ido concediendo.
Antes de que el tiempo nos alcance
con su habitual costumbre,
...........................................agradece
estos dones que llegan por sorpresa
cuando la edad comienza a ser tardía.
Son pocos y contados pero llegan
de tarde en tarde,
............................ya cuando los sueños
que custodias se van desdibujando
y los pasos comienzan a ser torpes
por más que el corazón vista de gala.







José Luna Borge




JOSÉ LUNA BORGE (Sahagún, León, 1952)
Desde 1980 vive en Sevilla. Ha publicado los libros de poemas Las buenas costumbres (1989), Desconocidos (1997), Poemas y notas (1999), Los días inciertos (2003), así como la edición de La obra literaria de Víctor Botas (1995). Como ensayista es autor de La Generación poética del 70 (1991), Bazar de lecturas (1999) y Alzar el vuelo: Antología de la joven poesía sevillana (2006). Tiene también tres entregas de sus diarios: Veleta de la curiosidad: Pasos en la niebla (2001), Pasos en la nieve (2002) y Pasos en al agua (2007). Ha dirigido el suplemento de cultura La Mirada, en El Correo de Andalucía y la revista El mirador de los vientos.

martes, 13 de abril de 2010

LOS CANTES QUE NO VUELVEN


Fallecido en 2005, lo recordamos ahora en esta entrevista, firmada por Alfonso García y titulada “El postre más exquisito del mundo”.

Antonio Núñez Montoya "El Chocolate" (Jerez, Cádiz, 1930) lleva en su cante la esencia de las escuelas más clásicas del Flamenco, donde las verdades se exponían con toda crudeza y donde lo artificioso quedaba claramente al descubierto.Con tan sólo 9 años ya deambulaba por los locales de la Alameda de Hércules, en Sevilla, alternando con Mojama, El Gloria, Los Pavones, Vallejo, Caracol... Después de formar parte durante un tiempo del elenco del sevillano Casino de la Exposición, su trayectoria profesional viene marcada por su participación en innumerables festivales, así como en peñas, centros culturales y foros universitarios. Entre sus galardones se encuentran el Premio "Pastora Pavón" del Concurso de Arte Flamenco de Córdoba, el Premio Nacional de Cante de la Cátedra de Flamenco de Jerez de la frontera, el Giraldillo del Cante de la IV Bienal flamenca de Sevilla , el Taranto de Almería y el recientemente concedido Premio "Ondas" (octubre-2001), por su trayectoria en el Flamenco.Su eco es rancio y ancestral. Cuando canta, su figura y su voz empapa hasta lo más profundo de quien lo escucha.
¿Qué opinión le merece el Premio "Ondas" que le han concedido?
Estoy agradecido, tanto por mi persona, como por el Flamenco. Siempre que se dignifica este arte, me llena de orgullo y si además es al Flamenco que yo simbolizo, mejor que mejor. Y quiero que se entienda esto sin vanidad ninguna.
¿Cómo sientan los premios a esta edad?
Divinamente. Creo que cuando uno pasa de cierta edad todo se ve más sosegado. Cuando eres joven, puede que un premio haga más daño que beneficio. En el Flamenco hay que demostrar mucho para ser alguien y con 71 años pienso que ya he hecho méritos suficientes... y lo que me queda.
¿Qué recuerda de esa Sevilla de los años 30?
Mis principios artísticos y de conocimiento de la vida fueron en Sevilla, donde llegué con tan sólo seis años. Era sin duda muy diferente a la de ahora. Se vivía más en la calle; había más comunicación entre las personas y el Flamenco, sobre todo en Triana y La Alameda, ocupaba un lugar privilegiado en las tertulias de los bares: se comentaban las formas de cantar de los artistas más conocidos de esa época como Vallejo, Marchena, Canalejas, El Sevillano, Tomas, Pastora... y otros muchos; se exponían los gustos de cada uno y a veces de forma acalorada. También recuerdo que Triana y La Alameda marcaban sus diferencias: las gentes de Triana siempre han sido muy orgullosas y pocas veces venían a "Sevilla"; para escucharlos había que cruzar el río y también tenían a gala que nunca ponían la mano a los señoritos, aunque eso fue al principio, después todo cambió. La Alameda era otra cosa; los que venían de fuera siempre recalaban allí.
¿Siempre tuvo clara su vocación de cantar?
No. Al principio, me gustaba mucho el fútbol y llegué a practicarlo con ciertas dotes, pero con el Flamenco gané los primeros dineros y pronto empecé a olvidar lo de querer ser futbolista. Recuerdo que siendo muy niño todavía, me iba a la "Puerta la Carne" y allí cantaba algunos Fandangos y después pasaba la bandeja y cogía 5 ó 6 duritos que servían para vivir. Siempre hay algo que nos marca el destino y en mí fue lo primero que me proporcionó dinero.
¿Cómo eran los tan nombrados "cuartos de juergas"?
Había que buscar a un borracho con dinero y conseguir que te diera algo. La situación comenzaba cuando veías a un hombre bebiendo en la barra: te acercabas, te hacías el sociable y le cantabas algo para saber si le gustaba aquello; de ahí se pasaba al cuarto con alguna mujer que se unía a la fiesta y con 1000 pesetas se montaba una gran juerga. Era duro , pero también era más joven para aguantarlo. Ahora los artistas jóvenes lo tienen más fácil y se ahorran muchas fatigas. No sé si eso es bueno para el cante flamenco.
¿Quiénes fueron sus primeros maestros?
Empecé cantando Fandangos y cuando conseguía entrar en una fiesta, eso era lo único que podía hacer, por lo que estaba muy limitado y duraba poco en las reuniones; así que decidí aprender otros "palos" para poderme quedar y escuchar a Tomás, Arturo, Caracol, Vallejo... Me lo propuse y lo logré; de esta forma empecé a escucharlos a ellos, que eran unos verdaderos monstruos en este arte, y fijarme en sus maneras de decir los cantes. Ellos fueron mis maestros porque eran y son el abecedario del cante flamenco. Para mí, los Pavones han sido fundamentales en la historia de este arte. Como ellos vocalizaban, ligaban y remataban, no creo que se haya superado. Por supuesto que también me gustan otros.
¿Recuerda cuando debutó en un escenario?
La primera vez que pisé un escenario fue en Melilla, pero no cantando. Me explico: me contrataron para ir con una compañía por cuatro días, pero cuando crucé el "charco" me quedé afónico y cuando llegué no podía cantar; así que para poder cobrar, El Niño Azuaga decidió que participara como actor en un "pasillo comedia" que iba incluido en el espectáculo. Mi papel era el de un loco que aparecía gritando, recorría el escenario tirándome de los pelos y volvía a meterme para adentro. Ese fue mi debut.
A partir de aquí, he pisado todos los teatros de España y gran parte del extranjero. También he pasado por los tablaos; en El Corral de la Morería en Madrid, le cantaba sólo a mi cuñao Farruco, pero aquello no era lo mío y lo dejé pronto. Lo mejor del mundo es un teatro lleno y en el escenario solamente el guitarrista y tú; pero un tocaor que sepa darle el sitio al cante. Eso ahora no es fácil porque la mayoría suelen hacer diabluras con la guitarra y sólo consiguen molestar al cantaor; lo bonito es que entre los dos se mantenga una conversación musical. Para mí, el mejor de todos los tiempos ha sido Manolo de Huelva: era muy elegante tocando y las "llamadas" las hacía muy finamente. Con otros instrumentos no he cantado. Sólo necesito una buena guitarra y un ¡Ole! A tiempo.
¿Hay diferencia entre el gitano y el payo, a la hora de abordar el cante?
Igual que entre el negro y el blanco, es cuestión de ecos y matices; no es mejor ni peor, son diferentes formas de sentirse y manifestarse. Entrar en esta polémica es tan absurda como el de cante grande y cante chico: Está claro que hay cantes más fáciles de hacer que otros, pero la mayor o menor grandeza se la da el propio artista. Lo único claro en este arte, como en cualquier otro, es que se tiene que producir comunicación entre el que canta y quien le escucha; cuando esto se da es que ha aparecido el llamado "duende" y sobra todo lo demás.
¿Cómo ve el panorama actual del Flamenco?
Lo veo muy pesimista porque hay poca comunicación entre los artistas; antes nos escuchábamos unos a otros y se aprendía mucho. Ahora se habla mucho de evolución como algo novedoso, cuando el cante siempre ha estado evolucionando. Lo importante es tener base, haber escuchado a los clásicos y de ahí hacerte tu propia personalidad. El Flamenco autentico o puro nunca llegará a las masas, siempre será para gentes especiales que posean gran sensibilidad. Para escuchar buen cante hay que tener paciencia. El Flamenco de verdad es nuevo siempre, lo que hoy se llama moderno es antiguo mañanaAlfredo Kraus decía que muchas personas iban a la Ópera a ver, no a escuchar, y eso pasa también con El Flamenco: primero, sensibilidad y después, educar el oído.
¿Que echa de menos en los jóvenes flamencos de ahora?
Sentimiento flamenco. Hay que sentirse mucho para expresar y comunicar. Noto que se canta cuidando mucho la técnica pero vacíos por dentro y así se transmite poco.
¿Sería profesor de una escuela de cante?
Claro que sí. Buscaría las cualidades particulares de cada uno y le llevaría por el camino que mejor le conviniera; además le ofrecería mi experiencia para que sacaran conclusiones. Sería una forma bonita de transmitir los conocimientos acumulados.
Antiguamente existían las reuniones cabales donde aprendían los jóvenes, o bien las familias cantaoras. ¿Qué se puede hacer ahora?
Sería bueno que existieran "hogares flamencos" donde compartieran charlas y tertulias con los mayores; y por supuesto, escuchar mucho a los que de verdad saben de esto. La única alternativa de los que empiezan es empaparse de discos, y, después esto se nota cuando cantan, porque se repiten como loros.
Hábleme de este disco que acaba de grabar
Esta es una obra muy pensada. Lo he trabajado mucho con el propósito de que entusiasme tanto al aficionado como al profesional. Creo que estoy en la edad justa para dejar mi testimonio flamenco a futuras generaciones. Tengo mucha fe en este disco porque es puro y auténtico, como el cante que yo siento.
Después de haber pisado tantos escenarios, ¿dónde le queda por cantar que le haga ilusión?
Sería para mí un honor cantarle a los Reyes de España, en el Teatro Real. Aunque también me gustaría cantarles en una reunión con amigos y donde yo le ofrecería el postre más exquisito del mundo: un cante flamenco.
¿Qué le pedirá este año a los Reyes Magos?
Salud, para vivir. Fuerza, para cantar. Suerte, para caminar. Y, libertad, para decir.
¿Cómo le gustaría que le recordaran?
Como un hombre "honrao" y un artista que nunca traicionó su arte.



Flamenco-world

viernes, 9 de abril de 2010

TRANSFERENCIA

Barbara Kruger

Entro en la vieja galería abandonada. Como Wheit, podría encontrar el espejo marino, los cristales rotos por los cristales, decir como Baudrillard; la forma no remite ya mas que a otra formas y sin circulación de sentidos, captar nuestra ausencia del mundo y que las cosas aparezcan. La mecánica del detalle anula las estructuras-relatos. Pero me resuenan otras palabras -en el sistema solo habla el controlador, el jefe. El sistema es siempre la voz del jefe, por eso todo sistema es totalitario, mientras que el pensamiento fragmentario permanece libre- de un escritor rumano.




Una sola figura sobre los márgenes,

o mas bien

la crítica habla de una obra que no existe,

la simple recitación o lagunas de vocabulario,

la marca de su posible desaparición.

La forma no dice jamás la verdad;

fue en la vieja aparición de Duchamp,

mas superstición, mas desecho.

La apuesta de la desaparición es una gran obra,

el desafío del sentido, su indigencia,

el único arte posible.

martes, 6 de abril de 2010

CUATRO RENGLONES DE SPENCER






VEASE; CUATRO RENGLONES DE SPENCER





Por Antonio Ramírez.



Gracias, estimado Antonio, por tu contribución a la verdadera historia del Sevilla y del futbol sevillano.

lunes, 5 de abril de 2010

DE TOROS, BORBONES, MAESTRANTES Y TONTOS

Escucho en televisión al nuevo Consejero de Cultura de la Junta de Andalucía hablando sobre las corridas de toros, sus declaraciones, por venir de quien vienen, sí que son todo un espectáculo.

"Vamos a intentar crear un sello en relación a la tauromaquia, reflexionar sobre ella y que participe gente relevante con mucho que decir", subrayó.

Aquí les dejo dos artículos de Francisco Garrido publicados en Paralelo 36, a ver si se cansan, que la gran mayoría sosegada y pacífica no lo vamos a hacer, y de camino se llevan mucha pésima literatura.

EL BORBON SIGUE FIEL A SU ESTIRPE

Fué Fernando VII, ese rey que no solo era imbécil sino que lo parecía, el que cerró universidades, como la de Barcelona y abrió, por vez primera, escuelas taurinas. Antes había clausurado la libertad y la justicia de la constitución de Cádiz y abierto, de nuevo, las puertas a la ignominia del antiguo régimen, a los privilegios, al despotismo más cerril y menos ilustrado. Los borbones, esos bobos coronados, han defendido y representado siempre en la historia de los pueblos de España la más negra de las tradiciones. Hoy, fiel a su estirpe, Juan Carlos I sale en Sevilla en defensa de la cruel tradición de matar y torturar toros.
Y esta declaración del Borbón ha sido hecha en el marco de unos premios universitarios-taurinos que organiza una institución que es todo un modelo de “modernidad y tolerancia”: la Real Maestranza de Caballería. ¿Quiénes son los maestrantes? Aristócratas, terratenientes y ganaderos que organizaron y financiaron el golpe fascista del 18 de julio y la dictadura franquista resultante. Pertenecientes a una clase social que fueron los beneficiarios directos de los campos de concentración fascista como el del “canal de los presos” en Sevilla (construyeron el canal de riego del bajo Guadalquivir) y en el trabajaron y murieron miles de presos políticos en régimen de esclavitud.
El acto en cuestión es un disparate académico donde se reparten premios, a partes iguales, a los mejores proyectos de investigación de la universidad de Sevilla y a las mejores faenas taurinas de la última feria. Es decir, escuchen bien, en estos premios se equipara, por ejemplo, la última investigación sobre el cáncer de colon con las mejores estocadas o banderillas en el dolorido lomo de ese mamífero superior que es el toro. Enorme mensaje para la juventud andaluza, hay dos caminos para la excelencia (que diría el cursi de Griñan): banderillero o neurobiológico, matador de toros o especialista en termodinámica. Tanto monta, monta tanto…
En la entrega de los esperpénticos galardones también estuvo Griñán y la ministra de igualdad Aido. La relación entre la igualdad, los maestrantes y la tauromaquia es para mí tan misteriosa que no descarto alguna interpretación fascinante, de esas que hace Gómez Pin . Lo que no tiene nada de fascínante es Griñán que cometió la tropelía de vincular los toros a la cultura emprendedora y creativa de los andaluces. La foto final de familia quedo bonita: el Borbón, los maestrantes, los toreros, los investigadores, el rector, Griñan, Aido… ¿será esta la tercera modernización?




FRANCIS WOLF, MAS TONTO QUE MALO

Reproduzco aquí una breve reseña de unas reiteradas declaraciones del supuesto filósofo francés, al que han desempolvado los “ intelectuales progresistas” de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla para dar el pregón taurino de la Maestranza. Resulta increíble que a alguien tan ignorante le dejen y le paguen por dar clases en una universidad.
“El filósofo francés y profesor de la Universidad de la Sorbona (París) Francis Wolf ha asegurado hoy que las corridas de toros son ya patrimonio mundial y no únicamente de la fiesta nacional española, y ha remarcado que prohibir la muerte del toro bravo en las plazas sería una anomalía biológica.Wolf, ha manifestado que la desaparición de las corridas sería por ello “una pérdida para la humanidad y también para la animalidad”.El filósofo francés defiende los valores ecológicos de un fiesta que, según ha indicado, permite el mantenimiento del toro bravo, una raza que, “es una excepción” ya que no es ni animal de compañía, ni de granja o industrial, pero tampoco es salvaje.”Los toros bravos no entran en estas categorías; es un animal bastante único, se fomenta que sean agresivos contra lo que consideran una amenaza, una excepción en las relaciones entre hombre y animales. Analicemos sólo dos afirmaciones de este individuo:
(a) “Prohibir la muerte del toro bravo en las plazas sería una anomalía biológica” Una anomalía es una ruptura con las normas o leyes de la biología. ¿Cómo un filósofo puede asociar la contingencia de un fiesta local del siglo XIX y XX con las leyes de la vida?¿Cuál es la ley biológica que condena a matar torturando a un animal en un lugar concreto y con un ritual específico?. Estamos claramente ante una forma escandalosa de falacia categorial que nadie, ni el mas ignorante de los individuos cometería. Sería como afirmar que que hay rosas luteranas o que existen bacterias aristotélicas. Decir que el toro esta biológicamente determinado a morir en la plaza es como decir que la finalidad es la fabricación de paraguas tipo James Smith & Sons?. ¿Qué pensaríamos de alguien que dijera esto?
(b) “El toro bravo es una raza única”.Falso, el toro bravo no existe taxonómicamente, no es una especie, ni es una raza, no tiene nada de excepcional y no es, como todos los herbívoros, especialmente agresivo o violento.
Este profesor universitario no sabe lo que es una especie, o una raza y carece de todo conocimiento en el ámbito de la etología . Este ignorante es el ejemplar intelectual que traen los taurinos para legitimar racionalmente la barbarie irracional .¡Listos van si esto es lo mejor que tienen en la alacena¡. Este individuo parece formar parte de aquel rector y catedrático que dirigiéndose a Fernando VII, después del cierre de universidades, proclamaron, cual himno inmortal a la estúpida servidumbre:: “Majestad, lejos de nosotros la funesta manía de pensar”.

domingo, 4 de abril de 2010

TINIEBLA DE MARZO


Esta tarde la ciudad ha quedado solitaria, vuelvo a recorrerla como un extranjero. El extranjero es aquel que siempre va a venir, recordaba E. Jabés. Habrá vivido, un breve instante, de sí mismo. Hace unos años escribí este poema, que publiqué, si la memoria no me falla, en el desaparecido Diario de Andalucía, lo recupero en el domingo de resurrección. Tampoco, como Jabés, quiero olvidar que faltaba un testigo a nuestra reunión, y era aquel con el que Dios contaba.



En el silencio de una calle desierta,

en su aparecer,

las sombras incendian las palabras

sobre la tiniebla de marzo.

Está ausente quien nos quiso

donde te borras con la soledad,

donde un hombre sueña

su callar en el exilio,

su dejar escuchar el canto;

-mundo pequeño, pequeño cielo-

lo que el tiempo ha hecho de nosotros.

Blogger templates