lunes, 27 de agosto de 2012

EL SOL ENTERO


Es acaso en el regreso, sobre el viejo surco de la luz, donde el fuego recuerda la noche, su misteriosa claridad. Nombrar, en el transcurso del viaje una edad del mundo, la espera, los pasos lentos, la conciencia bajo un cielo. En el arbol se aleja el umbral del sol, el tiempo que abre en las calles de la cal, su pasión perdida en el cuerpo del verano. Miralo caminando, la noche le alumbra en sus espejos, aun despierto, las voces en el agua de unos ojos; ayer, acaso, las pupilas breves. De lo que viene harás la luz del sueño, la memoria en el día de la raiz, la palabra del niño en la edad del mundo. Mira sus ojos, el agua duerme sobre los caminos de sal. Da el umbral a la pureza, como en aquel espejo. Pero siempre, en las risas de la muerte, escribe, bajo la palabra el hombre crece con la luz, el sol entero. A veces vuelve sonando la noche en el fuego del aire, en el cielo del mar.

sábado, 11 de agosto de 2012

LA MAREA


El agua en los caminos de la sal.
Le sel de la legende.

Blogger templates