jueves, 28 de febrero de 2013

FELICITACIÓN

Felicidades, Andalucía.
Felicidades, Sevilla Fútbol Club, Grande de Andalucía.

martes, 26 de febrero de 2013

DEL FONDO

Winslow Homer. Dad's Coming, 1873, oil on wood.


En la matriz transparente está el flujo de la sustancia, ha crecido contigo y sobrevive en la luz, un solo acorde. En el umbral del oleaje el descenso de las aves, fulgor de mar y sueño, respirando el azul.

domingo, 24 de febrero de 2013

Leonard Freed/Magnum Photos

DOSCIENTOS DESAPARECIDOS, FRAY PALO Y UN OBISPO EN LOS ALATARES.


En Medina de Rioseco (Valladolid) no hubo guerra. Ni juicios sumarísimos. Ni paseados. Cuando se produjo el golpe de Estado de 1936, el municipio, como la provincia vallisoletana, cayó en manos del autodenominado bando nacional. Sin embargo, alrededor de 200 personas desaparecieron en una población que apenas alcanzaba los 4.000 habitantes. El 5% de los habitantes. Se calcula que alrededor de 270 niños quedaron huérfanos y más de 100 mujeres, viudas. La situación fue descrita por el alcalde falangista de la ciudad como “urgente” en un telegrama enviado al Gobernador Civil el 26 de diciembre de 1936. “Las necesidades benéficas urgentes esta Ciudad son motivadas por mujeres e hijos de individuos presuntos muertos a causa sucesos actuales (sic)”, rezaba el telegrama. La situación, urgente para el alcalde, no lo era tanto para el obispo de Palencia, Manuel González García. "Qué buen misionero es Fray Palo", escribía el Obispo de Palencia al Cardenal Gomá“Ayer tuve el gran consuelo de distribuir en Medina de Rioseco (antes muy frío y con muchos rojos) 2.5000 comuniones y más de 1.000 confirmaciones, el pueblo consta de 4.000 almas. ¡Qué buen misionero es Fray Palo!”, se vanagloriaba el Obispo González García en una carta enviada al Cardenal de Toledo y primado de España, Isidro Gomá. El Obispo González falleció en 1940. No obstante, fue beatificado por el papa Juan Pablo II en 2001, quien destacó en la ceremonia que González había sido en vida “un modelo de fe eucarística cuyo ejemplo sigue hablando a la Iglesia de hoy”. La decisión del papa sentó como un jarro de agua fría en parte de la población vallisoletana que no daba crédito a la actitud de la Iglesia. “Es difícil de creer que la Iglesia decida canonizar ya en el nuevo milenio a una persona que ha tenido tal grado de compromiso con la sublevación y que ha llegado al extremo de escribir una frase como esa. De alguna manera, la decisión de Juan Pablo II refrendó todo lo que este hombre dijo y el levantamiento nacional”, asevera, en declaraciones a Público, Julio del Olmo, Presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid. Catorce familiares desaparecidos El drama que vivió Medina de Rioseco se personifica en el caso de José Alfonso, un hombre de 76 años que ni siquiera había nacido el 18 de julio de 1936. José Alfonso nació el 13 de enero de 1937. Para entonces, su padre, guardia municipal, había desaparecido cuando se encontraba convaleciente en el hospital de tres disparos recibidos por parte de un miembro de Falange. Nadie vio nada durante años. Nadie lo volvió a ver. Con el paso de los años, salieron los testimonios. A su padre se lo había llevado un grupo de falangistas entre los que se encontraba el autor de los tres disparos. "Llegué a pensar que mi familia tenía que haber hecho algo malo"La desaparición de su padre no fue la única de la familia. También desaparecieron sin dejar rastro su abuela, tres hermanos y una hermana de su padre, el novio de la hermana, cinco primos, una prima y un tío segundo. Catorce desaparecidos en total. No lo hicieron a la vez. Fueron desapareciendo paulatinamente. A unos los buscaban en su casa, los metían en una furgoneta y nunca más aparecían. A otros los citaban en el Ayuntamiento y jamás regresaban. Nunca se encontraron sus cuerpos. José recita los nombres de sus familiares. No los conoció, pero recuerda el nombre y las circunstancias de cada uno de ellos. “José, Vicenta, Joaquina, Presbiterio, Manuel, María, Mariano, Gabriel, Emeterio padre, Emeterio hijo, Custodio, José, Manuel y Félix”, recuerda para Público José, que no conoció la figura de su padre hasta la adolescencia. Antes, pensó que su padre era militar porque lo único que conocía de él era una foto durante el servicio militar obligatorio. “La desgracia se cebo en la familia de mi padre con saña. Llegué a pensar que tenían que haber hecho algo malo para que recayera sobre ellos ellos tanto castigo. Con el tiempo se da uno cuenta que no es así, sino que estaba inscrito en el pensamiento de estos genocidas. Tenían una lista negra y la familia de mi padre estaba en ella por estar vinculada a PSOE y UGT”, resume José, que recuerda como siendo aun niño era señalado en el pueblo como rojo siendo el centro de miradas, críticas e insultos.. La razón perdida Su madre nunca quiso hablar del tema. Lo poco que contó lo hizo a regañadientes, cuenta José. Ella, complemente sola, tuvo que hacer frente a la alimentación de José y su hermana, Libertad, cinco años mayor que él. Sirvió en dos “casas de señoritos”, trabajaba en el campo y hacía la colada para varios vecinos. Los bienes de sus familiares también le fueron usurpados por los vencedores de la guerra. Su madre, Vicenta, no tenía derecho a nada como mujer de rojo. Ni siquiera a criar a sus hijos. "Sus últimos días mi madre se preguntaba en voz alta que qué habría sido de mi padre"Cuando José cumplió los cuatro años, Vicenta fue obligada por parte de las clases altas del pueblo a ceder la custodia de sus hijos a Auxilio Social. “Los que habían matado a toda mi familia querían educarnos a nosotros para que no fuéramos rojos como nuestros padres”, señala José. Su madre, la señora Vicenta, no pudo superar este paso. La distancia con los hijos, el recuerdo de su marido, las interminables jornadas de trabajo acabaron con su salud mental e ingresó en un manicomio. Hoy, Vicenta descansa en el cementerio con una tumba a su lado con el nombre de su marido. “Así lo ordenó ella. Sus últimos días mi madre se preguntaba en voz alta que qué habría sido de mi padre y se respondía a sí misma que estaría en cualquier cuneta. Nos decía que si algún aparecía el cuerpo de mi padre lo enterráramos a su lado. En la Ciudad de Medina de Rioseco hay una tumba esperando tal acontecimiento”, cuenta José. La tragedia como norma La tragedia de la familia Alfonso, primer apellido de José, fue compartida por otras en Medina de Rioseco y en el resto de España. Cuenta Julio del Olmo, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid, que era habitual que desaparecieron más de un miembro de cada familia, así como la preocupación del Régimen por hacerse cargo de los hijos de los represaliados. “Para las viudas no había nada. Para los hijos intentaban meterlos en la senda católica y darles un mínimo de futuro. Aun eran salvables. Es este espíritu católico”, señala. "La Guerra se produjo porque los dueños de España no podían consentir que les quitaran el poder" En Medina de Rioseco se cuentan otros casos similares como el de José María, un niño de apenas tres años, que en 1936 perdió a su madre, su tío y a su abuelo. Su padre desapareció en 1937. “Otra mujer vio como el mismo día un camión se lleva de su casa a su padre y a su madre cuando ella tenía siete años”, apunta Julio. José Alfonso rehizo su vida y, al contrario de lo que siempre pensó, no cayó “en la delincuencia”. Ahora, con 76 años, sentado frente a su ordenador, mientras escribe sus memorias, espera encontrar a través de internet compañeros de los diferentes orfanatos y centros de Auxilio que visitó. Sin embargo, y a pesar de las veces que lo ha meditado hay una cosa que José sigue preguntándose sin parar: “¿Por qué?” “Muchas veces a lo largo de mi vida escuché decir que los rojos habían matado tanto como los nacionales, pero en mi pueblo, que se sepa, solo fue asesinado un guardia civil en la fallida revolución de 1934. Durante la guerra sólo desaparecieron los que ellos llamaban rojos pero que no eran más que gente que no pensaba como ellos y que habían ganado las elecciones. Sólo puedo concluir que la Guerra se produjo porque los dueños de España no podían consentir que les quitaran el poder democráticamente. Y hasta los días de hoy estamos sufriendo las consecuencias de los actos de los que se creen los dueños de España”, sentencia José Alfonso.

Alejandro Torrús. PUBLICO.

viernes, 22 de febrero de 2013

ESPACIO PLURAL EN SEVILLA: EL "ESTADO DE LAS NACIONALIDADES"


Mientras que la ciudadanía ve cómo la amenaza de perder el puesto de trabajo, o de que se les termine el subsidio de paro o de que les desahucien de la vivienda, nos acorrala, el sistema democrático sigue preso del bipartidismo. 

Este debate sobre el “estado de la nación” ha sido la constatación de que ya no queda ningún puente entre el sistema bipartidista y la sociedad. Por eso ha ganado el duelo dialéctico, dirimido entre las ruinas de los dos partidos que han compartido el poder que nos ha llevado hasta este desastre, el Presidente de Gobierno de los seis millones de parados, el Presidente de Gobierno que ha convertido a Bárcenas en el innombrable, en el Dios omnipotente que controla, con su capacidad de chantaje, el verdadero “estado de la nación”. Sólo el triunfo de la irrealidad puede permitir este desenlace. Rubalcaba atenazado por la culpa, que no viene de las estrellas sino de su responsabilidad política directa con esta situación, ha sido el mejor jefe de la oposición que el PP puede desear (no se vaya señor Rubalcaba, dice ahora el PP). 

El sistema bipartidista ha conseguido, con la ayuda involuntaria del sustrato antipolítico de cierta parte de la izquierda, extender su ominosa responsabilidad a todos los partidos políticos, a todos los políticos, y de camino dañar a la propia democracia cuando la causa de lo que ha sucedido ha sido justamente lo contraria: ha sido el secuestro de la democracia por parte del bipartidismo diseñando durante la transición (junto con la monarquía y la sacralización de la “unidad de la nación española”), como garantía de la perpetuación de los intereses de los que mandaban en el postfranquismo, lo que ha permitido la connivencia obscena de determinadas élites económica y política unidas por la especulación urbanística y financiera y por la corrupción. 

Desmontar el sistema bipartidista al mismo tiempo que se construye un horizonte de esperanza para la ciudadanía es la tarea irrenunciable de la izquierda en estos momentos tan decisivos. Pero hay que ser conscientes de que para derrotar al bipartidismo y cambiar sus reglas (el sistema electoral, por ejemplo) primero hay que ganarles compitiendo con las desventaja de sus propias reglas. 

Este sábado se reúne en Sevilla los partidos y organizaciones que confluyen en Espacio Plural para, entre otros puntos, acordar la incorporación a esta plataforma de Primavera Andaluza y Espazo Ecosocialista Galego, dos organizaciones muy parecidas que representan una nueva síntesis de la izquierda, el nacionalismo, el ecologismo, el feminismo y la democracia republicana. 

Van a debatir “el estado de las nacionalidades”, es decir, van a debatir sobre la realidad en el estado español y no sobre la ficción en la “nación española”. Por la tarde habrá un acto público y abierto para que todas las personas interesadas puedan también participar. 

La reunión de Espacio Plural en Andalucía puede ser un importante paso adelante para la confluencia horizontal de las diferentes fuerzas de izquierdas, ecologistas y soberanistas de todo el Estado, y de todas aquellas personas y colectivos que compartan los valores de la solidaridad, la sostenibilidad y la democracia concretados en un programa de mínimos que nos permita avanzar hacia un cambio real de modelo económico, político, social y medioambiental. Necesitamos pluralidad en la coherencia y coherencia en la pluralidad. 

Por vez primera es posible que la ciudadanía protagonice de verdad el cambio. Y el primer paso para el cambio es que otra izquierda distinta a la del PSOE consiga acceder al gobierno del Estado español. Por eso defendemos la unidad y la renovación de la izquierda sin exclusiones y mediante un proceso de primarias desde donde surjan la energía, las propuestas y los candidatos y candidatas, más allá de la simple suma de organizaciones y partidos políticos, del todo insuficiente si realmente queremos construir una nueva democracia. 

Sólo desde la legitimidad democrática será posible iniciar un nuevo proceso constituyente que siente las bases de una democracia participativa, un nuevo modelo económico, el derecho a decidir de las nacionalidades y garantice los derechos sociales y laborales. Espacio Plural en Andalucía debe servir para que la ciudadanía sea cada vez más consciente de que hoy la democracia y bipartidismo son realidades incompatible.




martes, 19 de febrero de 2013

DE LA MAREA




Has de acudir al ciego oleaje en la noche,
a la cal vieja de los muros en las arenas.
                                                               Vuelves
con la cenizas de su luz. Recuerdas,
adentro, la sangre que sigue tu lejanía
en los hondos refugios del salitre.

domingo, 17 de febrero de 2013

MARIFE



Por Francisco Garrido

La voz sonaba en el corral de vecinos, venía de algunas radios y era domingo y era primavera y hacía sol; la pobreza y el dolor, la memoria silenciosa de los fusilados, el recuerdo de los exiliados y los presos no podían tapar la alegría de vivir, la pena negra del desamor, la pasión de los celos, las “torres de arena” de la existencia. La voz tenía cuerpo y yo la puede ver por primera vez en el Teatro San Fernando, cantaba y contaba historias; era Marife que ya se nos ha muerto. 

Marife era la copla y la copla era el archivo sentimental y la banda sonora de la vida de muchas mujeres y homosexuales (entonces les llamaban “mariquitas”) de Andalucía. En medio de tanta miseria y opresión esas mujeres y eso mariquitas nos enseñaron a querer, a compadecer, a llorar, a enloquecer por un amor que siempre es imposible (por eso es amor). La copla, sin saberlo, ya era lacaniana. Cuando leí, muchos años después, los textos de los Seminarios de Jaque Lacan tenía una vaga sensación (como de Dejavu) de que eso ya lo había escuchado antes. Un día lo vi claro, era la copla, ahí estaba el verdadero tratado del deseo que sólo “desea desear”. “Amar es dar lo que no se tiene”, decía Lacan y eso lo aprendí escuchando a Marife, a Juanita, a Lola, a Gracia. Supieron sacar azahares del estiércol, besos de la inmundicia. 

La copla es como los espirituales de nuestra esclavitud. Se canturreaban cuando se fregaba, cuando se planchaba, cuando los mariquitas pintores de brocha gorda encalaban una habitación (en los corrales no había casa sino habitaciones). Pocos productos más estéticamente exquisitos, más sentimentalmente refinados he conocido en mi vida. La copla nos cuenta historias propias de altos personajes en destierro. 

Seguro que su voz suena otra vez en los nuevos corrales, que ahora llamamos corralas. La corralas alegría, utopía, esperanza. Allí, seguro que hoy muchas mujeres seguirán escuchando la voz de Marife entre el miedo, la pasión y la esperanza: “Todo es mentira, todo es quimera, todo es deliro de mi dolor”.


miércoles, 13 de febrero de 2013

DE LA MAREA

Ahora, bajo la ventana la pleamar, la cruz del sur. Es un espejo marino donde la juventud incendia la mañana oscura, rumor de ti mismo y tu conciencia. En el recuerdo la mano y la sal sobre la morera.

EL PAPA SE VA




Por Francisco Garrido

Las papas se llaman patatas, en Andalucía siguen siendo papas, para no ofender al Sumo Pontífice. No hay espacio que el poder de la iglesia no haya pretendido ocupar. La retirada de Benedicto XVI ha sacado a la luz la anatomía imperial de la curia romana. El catolicismo es y ha sido siempre una religión de Estado. La “sede vacante” es el trono y la mitra del emperador. El derecho canónico por el que se rigen no es un código deontológico para curas sino un cuerpo jurídico de un Estado al asecho. A la menor se instalan en el poder más absoluto. 

El Papa no es un líder espiritual sino político, no le dejan de momento ejercer plenamente. El vacío de poder de la sede vacante, el interregno, está asociado en la historia de la iglesia (como en la historia de los imperios) a la violencia y la guerra. En el interregno se abre la guerra por el botín del poder del monarca muerto o depuesto. Benedicto XVI ha dejado a la iglesia en una especie de “estado de naturaleza” hobbesiano (todos contra todos). Digan lo que digan nunca han aceptado la separación entre la iglesia y el Estado y menos aun la división de poderes. El profundo contenido sexual de su magisterio es la argamasa con la que se forja la sumisión voluntaria que Pierre Legendre denomina “el amor político”.No hay dictador, déspota o tirano que no hayan contado con los servicios del “pescador de hombres”. 

La estructura jerárquica de la iglesia tiene toda frialdad sádica del poder político burocrático, separado, donde la vida, la naturaleza humana, es olvidada y odiada, son nihilistas. La iglesia, es, por otro lado, un aparato muy costoso que necesita del apoyo de los gobiernos y de los ricos para subsistir. Los votos de pobreza, castidad o el celibato son instituciones que dotan a la iglesia del carácter de institución total y cerrada. A la par, esos votos son dispositivos de abaratamiento de los costes enormes que comporta. Fuera de la iglesia no hay salvación. Pero ahora todos sabemos algo (el día y la hora) que antes solo Dios o los criminales sabían: cuando el Papa dejará de ser Papa. Revuelo de volantes en Roma.

lunes, 11 de febrero de 2013

¿ESPAÑA SE DESINTEGRA?

Por Joan Martinez Alier.

En recuerdo de Blas Infante. 

España se desintegra sin haber digerido la historia del franquismo y con un monarca borbónico que se comporta como tal. No hemos sabido construir un Estado federal o confederal. El franquismo descerebró a varias generaciones de españoles con la gloriosa consigna de “España, una, grande y libre”. España se desintegra por efecto de la crisis económica y de la cerrazón, no ya de la derecha patriótica posfranquista del PP, sino de los socialistas. 

Cuando en Cataluña, en la transición (tras la muerte de Franco en 1975), se reclamaba un estatuto de autonomía, se añadía siempre la siguiente cláusula (aceptada entonces por socialistas y comunistas): “Como paso al libre ejercicio del derecho de autodeterminación”. Los partidos comunista y socialista apoyaban los estatutos de autonomía y también, en teoría, el derecho de autodeterminación, pero reinaba la ambigüedad sobre quién se autodeterminaría. La izquierda española no sabía (como dejé escrito en Cuadernos de ruedo ibérico) si la autodeterminación la ejercería cada región autónoma por sí misma (Euskadi, por ejemplo) o si se precisaba el acuerdo del conjunto de los españoles. Y en la Constitución de 1978 cayó fuera el derecho de autodeterminación. Expulsado, que no se hable. Ni derecho de autodeterminación ni sólo una constitución federal. Eso fue decisión de la derecha, pero también del PSOE de Felipe González. 

Tres ciudadanos ibéricos confederalistas de cierto peso habían sido Anselmo Carretero (pensador de León y Castilla, largos años exiliado en México, militante del PSOE, con una visión de España como “nación de naciones”); Blas Infante, el notario andalucista asesinado por los franquistas en 1936, autor del hermoso himno andaluz (“Andaluces levantaos, pedid tierra y libertad”); el republicano y nacionalista gallego Castelao, muerto en el exilio en Buenos Aires en 1950. Los tres recibieron elogios, Carretero en vida, los otros dos ya póstumos, pero su influencia no logró que la izquierda española propugnara una constitución distinta en 1978, una constitución que no hable tanto de la indisoluble unidad de la patria española y que no amenace a las autonomías rebeldes con los militares, como en el actual artículo ocho. 

Ni Anselmo Carretero ni Blas Infante ni Castelao eran catalanes o vascos. Tenían seguidores, había una tradición federal y hasta confederal en toda España. Una vez muerto Franco, había posibilidades, contando también con el valencianismo republicano federalista, de haber ido hacia una constitución confederal que pudiera acomodar a vascos y catalanes para siempre. El PSOE y también el Partido Comunista de Santiago Carrillo prefirieron la reconciliación con los posfranquistas, incluyendo el monarca, que es una herencia franquista. 

Tiene Andalucía monumentos muy merecidos a Blas Infante como “padre de la patria andaluza”, un muerto más de 1936, arrojado a la cuneta por la represión franquista, como García Lorca y tantísimos otros. El PSOE, que ha gobernado Andalucía desde las primeras elecciones, le ha honrado solemnemente, ha tomado su Himno de Andalucía como himno oficial (aunque olvidó hacer una reforma agraria por mucho que cantando pidan tierra y libertad). 

El PSOE celebra a Blas Infante, pero no ha entrado en la defensa de una confederación hispánica ni del derecho de autodeterminación, ni va a entrar mientras tenga a Rubalcaba al frente. Vean lo que escribía Blas Infante en 1919, y cuán oportuno es: “¡Qué tristeza! ¡Y aún hay andaluces españolistas! ¡Andaluces que ante las ansias libertadoras del pueblo catalán gritan con inconsciencia imbécil: La unidad de la patria! Nos dirigimos a vosotros, andaluces de verdad; andaluces de verdad, porque es este título expresivo de agobiadores sufrimientos…”. 

De ahí que el Parlamento catalán, en 2013, proclame una vez más que el pueblo catalán es soberano para ejercer su derecho de autodeterminación y anuncie un referéndum o consulta para 2014 o cuando se pueda. No se sabe aún la pregunta. Seguramente será si los catalanes quieren constituirse como un Estado más de la Unión Europea o si prefieren quedarse en España como están o tal vez si desean una hipotética España federal o confederal. Imagínense las respuestas. Y como en Madrid se las imaginan también, veremos qué harán para impedir la consulta o referendo. 

A esta España que se desintegra por suerte la va a recoger en sus diversos pedazos la Unión Europea. Una Europa que nació de la derrota de los fascismos en 1945 y de la vergüenza de tanta barbarie entre europeos. Hay quien pregunta harto de política: y si Cataluña se separa, ¿en qué liga jugará el Barça? Pues en la Liga de la Federación Futbolística Ibérica, contra el Bemfica, el Porto, el Bilbao, el Valencia, el Sevilla y, por supuesto, el Madrid.


Joan Martínez Alier, amigo y colaborador de SinPermiso, es un investigador pionero en el campo de la economía ecológica. Autor de El ecologismo de los pobres: conflictos ambientales y lenguajes de valoración. Publicado en: simpermiso

sábado, 9 de febrero de 2013

DE LA MAREA




Escrita, 
rodeada y vigilante tú, 
herida.
Grandes insomnes 
ahora, 
fuerza del pensamiento. 
En los cuerpos vivos, en sus llagas, 
cuando descansan los niños
en los abismos del oscuro animal. 

No se consume, 
late en el cielo de las orillas, 
cuerpo solar. 

Los niños, de otro silencio, 
pasan, 
clareando su pensamiento 
en el aire del verano, aquel 
alimento de la luz, 
recuerdos de la senda vacía 

Las aguas cierran la luz 
bajo los refugios del salitre. 
Has venido en la extinción 
y el surco de tu pasión escuchas
abrirse en las calles de la cal, 
el agua duerme en el umbral de la pureza, 
en su respiración. 

Es tarde, 
en el cielo de las orillas 
tu conciencia bajo un sol entero.

martes, 5 de febrero de 2013

ES LA DEMOCRACIA, ESTÚPIDOS



Por Raúl Solís

Los dos periódicos del sistema político que se desmorona a una velocidad de vértigo coinciden en sus publicaciones, se intercambian información, se citan mutuamente en sus respectivos diarios y parecen tener un objetivo común: la lucha contra la corrupción. Una corrupción que conocen desde hace mucho tiempo –no olvidemos que son los periódicos del poder- y que han ocultado o maquillado tiempo atrás. Las publicaciones de los papeles de Bárcenas no es periodismo de investigación, es un chivatazo interesado desde dentro de las filas del PP en cumplimiento de órdenes de la oligarquía financiera. La derecha española se está matando, literalmente; y no se está matando por quién encabezará las listas electorales, como ocurrió en Asturias con el enfrentamiento entre Álvarez Cascos y Mariano Rajoy, la disputa tiene una recompensa jugosa. Se está peleando la derecha oligárquica contra la derecha tradicional. A la oligarquía financiera le estorba el poder político, por muy débil y de derechas que éste sea. La presa a conquistar no es Mariano Rajoy, es la misma democracia. 

En 1973, previo al desembarco de las políticas neoliberales de privatización de recursos estratégicos (petróleo, minerales, aguas, puertos o campos) y privatización de los servicios públicos, Chile se convirtió en el escenario del miedo. La muerte violenta de Salvador Allende, y la asunción del poder chileno por el dictador Pinochet, fue un golpe de Estado económico que más tarde se concretó en las políticas de empobrecimiento y acoso del FMI al conjunto de América Latina. 

En Europa, Grecia abrió el camino de la americalatinización de las economías del sur continental. Haber pagado el despilfarro griego hubiera costado 30.000 millones de euros y habría evitado el contagio del constipado de un país minúsculo -2 por ciento del PIB europeo- a toda la eurozona. Sin embargo, a Grecia se han destinado ya más de 300.000 millones de euros y el mal no tiene remedio. La deuda es impagable y no hay más recursos que privatizar ni derechos sociales que abolir. 

Para el neoliberalismo, el modelo de gobernanza mundial a extender es China. A esta conclusión llegaron hace menos de una semana en el Foro Económico Mundial de Davos, cónclave donde se dan cita los representantes de los poderes financieros y mediáticos: los que gobiernan el mundo sin necesidad de presentarse a las elecciones. 

A la cita de Davos no faltó nadie de los importantes. Estuvo Javier Moreno, director de El País y Luis de Guindos, ministro de Economía de España. Sin embargo, Rajoy no asistió. En 2010, justo después de la participación de José Luis Rodríguez Zapatero en el Foro de Davos, comenzaron los ataques especulativos contra la economía española. En 2013, los ataques no van a por el euro, ahora quieren la democracia: todo o nada. 

Y para ello, los medios de comunicación –sus dueños asistieron a Davos- se afanan en crear un estado de alarma social que consiga paralizar a la población. Es la teoría del miedo aplicada a la gobernanza. No es con la corrupción con lo que quieren acabar, de la que son partícipes y conocedores desde hace tiempo, quieren acabar con la democracia. 

Ya lo hicieron en Italia y Grecia, donde tiraron a sus gobiernos para poner a Mario Monti Y Lukás Papadimos, dos hombres de Goldman Sachs –el banco que parió la crisis económica al trucar las cuentas griegas- que fueron presentados como tecnócratas: el eufemismo con el que la bancocracia llama a sus golpistas. 

Grecia es a Europa como Chile fue a América Latina. Y España es la continuación. Es la democracia el juguete por el que se pelea la derecha, no la transparencia ni la honradez de sus gestores públicos. A El País le ha faltado tiempo para publicar una encuesta hecha con el calor de la indignación. Sus análisis son claros: molesta la izquierda no socialdemócrata. Todo lo que no sea un gobierno de concentración (PP-PSOE), o una coalición de los partidos de derechas (PP-UPyD), será un caos para la economía española. 

Están en juego los intereses de la oligarquía financiera, que quiere asestar el último golpe de Estado financiero al país que le queda por controlar. Los papeles de Bárcenas es el argumento para justificar el final de la trama. Es con la democracia con lo que quieren acabar, no con la corrupción. Frente a esta amenaza, Mariano Rajoy tiene la solución: convocatoria de elecciones y proceso constituyente para volver a empezar. Por su parte, el PSOE tiene que pasar a la acción y decidirse: con la democracia o con los golpistas financieros travestidos de ni de izquierdas ni de derechas, que ya suenan para presidir el Estado español sin previo paso por las urnas.

sábado, 2 de febrero de 2013

¿QUÉ LE UNÍA A ROSA DÍEZ CON BÁRCENAS?



Por Raúl Solís

Los papeles de Bárcenas nos han deparado muchas sorpresas. Como sorprende siempre que a quienes votamos, para ejercer el poder noble que emana de las urnas, usen la legitimidad democrática para instaurar una red clientelar donde unos empresarios se dejan comprar y un partido político se deja vender, a cambio de unos cuantiosos sobres con dinero sucio. Que el PP es un avispero de corrupción, no es nada nuevo; pero que UPyD, con solamente cinco años de vida, naciera de la corrupción supondría un fraude electoral y político sin parangón. Según las informaciones publicadas por El País sobre los papeles del extesorero del PP, Basta Ya, la asociación cívica que estuvo liderada por Rosa Díez y que sirvió como plataforma para la fundación de UPyD, recibió sobres de dinero negro. El partido político que nació para regenerar la democracia resulta que está involucrado en la mayor trama de corrupción de la historia democrática española. 

Rosa Díez, el ariete contra la corrupción, contra los desmanes en las cajas de ahorros, contra el despilfarro de los coches oficiales, contra el gasto en las comunidades autónomas y contra todo lo que no sea ella misma, parece que tiene mucho que ver con el cobro de sobres procedentes de la corrupción que tanto critica y que le ha valido la confianza de muchos ciudadanos hastiados y que depositaron su voto en UPyD porque de buena fe creyeron que regeneraría la democracia. 

El número dos de UPyD, diputado en el Congreso de los Diputados y el hombre que férreamente controla la formación magenta, ha admitido que el PP donó dinero a Basta Ya procedente de los ingresos que los empresarios le regalaron al PP en recompensa por los favores políticos prestados. 

El político magenta dice que nunca supo de dónde procedía el dinero recibido por la asociación Basta Ya para, en un acto de cinismo mayúsculo, escurrir la responsabilidad. Los culpables son los coches oficiales, el número de concejales, las comunidades autónomas o la sanidad pública, no quien puso el cazo para recibir sobres de dudosa procedencia. 

La relación directa de Basta Ya, la plataforma originaria de UPyD, con los papeles de Bárcenas ha hecho temblar a los dirigentes de la formación magenta, ya tocada por sus conflictos internos que le impiden una implantación regular por el conjunto del territorio español. Si hay un tema en el que Rosa Díez se siente cómoda y donde saca beneficios electorales es en la crítica contra la corrupción. La política magenta consigue conectar con la indignación a costa de palabras huecas y un populismo exacerbado. 

Sin embargo, Rosa Díez no sabe no contesta. Apenas ha hecho una declaración en Radio Nacional de España sobre la corrupción que afecta al PP. Han sido los diputados rasos de UPyD, sin perfil mediático y a los que le cuesta mantener un discurso comunicativo lineal y atractivo si no es leyendo lo que van a decir, quienes han criticado con más dureza las informaciones publicada por El País. 

Mientras tanto, Rosa Díez anda agazapada y sin aclarar qué hay de cierto en las informaciones que vinculan a su joven formación política con un caso de corrupción que ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la ciudadanía. Rosa Díez tiene que aclarar qué le unía con Bárcenas y cuánto dinero y en qué condiciones fue donado. 

De lo contrario, UPyD pasará de ser el adalid de la regeneración democrática a liderar la degeneración democrática en tiempo récord. La líder de UPyD tiene que aclarar qué sabe sobre el Caso Bárcenas y qué motivos financieros llevaron al cierre de la plataforma Basta Ya que terminó siendo el trampolín para fundar UPyD.

PARALELO 36. ANDALUCIA.

DEL CAPITALISMO, DEL FRANQUISMO.

Fot. Diario Público


Ver, oír, en boca de algunos monaguillos la denuncia de la corrupción, simpatizantes del arco de las políticas que nos han llevado hasta aquí, repugna. Monaguillos, por lo demás, de un analfabetismo político extremo.


Se puede también meter en el cóctel a muchos ladradores, consumidores frustrados, cañis, votantes peperos, franquismo sociológico, nacional católicos, falangistas trasnochados, anómimos de ideologías secretas del corazón, etc., etc., y cuidado con los compañeros de viaje, aquí quien más gana es el cadavérico sistema que quiere morir matando, la derecha, que siempre vota unida, como en la misa de las doce. En fin, juntos y revueltos.



viernes, 1 de febrero de 2013

LINCOLN, VAYAN A VERLA


Por Francisco Garrido

       Vayan a verla, en pantalla grande y sala oscura, con palomitas o con patatas fritas, no esperen al video, ni a la tele; vayan, no se la pierdan. Vayan ahora, ya están tardando; la necesitamos, es sangre para nuestros corazones revolucionarios y brújula para nuestra desorientada inteligencia política. Lincoln, Lincoln y una de las epopeyas de la humanidad: la abolición de la esclavitud. La figura esbelta y levemente encorvada, la sempiterna manta, nos ensenan a un hombre cargado de la responsabilidad y aupado por la fuerza de la democracia. Astuto y firme, piadoso pero implacable. Una democracia fuerte que no busca sólo convencer sino vencer. Maquiavelo nos lo enseñó: hay que ganar. Lincoln lo dice, no somos perdedores si no la fuerza que lleva en su interior la semilla del futuro.

     Y la inteligencia de la política… Miren con detalle y atención una escena, recuérdenla: los esclavistas tratan de provocar en el congreso al maravilloso pero vehemente abolicionista Stevens con el congresista de Nueva York Fernando Wood, líder del ala anti-abolicionista del Congreso. Stevens, no cae en la trampa y hace lo que debe de hacer, lo que la prudencia, esa virtud tan preciosa por escasa en los revolucionarios, dicta: decir aquello que conduzca a la victoria. Al final de la escena otro congresista abolicionista, un “alma bella”, le reprocha a Stevens sus concesiones, su pragmatismo. Rememoren la escena y verán como si los esclavistas nos provocan asco moral, las “almas bellas” nos despiertan la repugnancia intelectual. Entre malos y tontos navega la esclavitud. La ética sin política es impotente, la política sin ética es ciega. Los buenos tienen el deber moral de la victoria. Una política sin ética termina en la corrupción, una ética sin política también. Mohama decía que “valía más un minuto de justicia que cien años de oración”.

     Viendo esta película uno quiere creer que al cine americano le ocurre como al arte religioso medieval o al idealismo alemán, están pagados por los de arriba pero sus herederos son los de abajo. Quién sabe si Hollywood no ha sido la cripta donde ha permanecido viva la llama de la revolución americana, esa que tanto admiró Marx , resguardada de la tempestad capitalista. En mucho del cine negro, en gran parte de los westerm , en el cine de Spielberg o Tarantino parece haber como un mensaje subliminal, oculto, cifrado. Quizas haya llegado el momento de desverlarlo.

       Lincoln maneja los tiempos, las bajas pasiones, las contradicciones y debilidades del enenmigo, la fuerza y la clemencia: pura acción política. Hoy que estamos gobernados por esclavistas, da mucha rabia ver como parte de la oposición en vez de hacer política se entrega a la estupidez narcotizante de las “almas bellas”. De nuevo entre malos y tontos cabalga el esclavismo, esta vez neoliberal. Necesitamos a Lincoln , necesitamos a Stevens. Necesitamos la política. Necesitamos ganar, no llorar. Vayan a verla, no tarden; les dará ideas , les dará fuerza.

PARALELO 36. ANDALUCIA.

Blogger templates