viernes, 30 de diciembre de 2011

VISTA ALEGRE




Lo que se abre en algún aspecto, tal cita y reitera Michelet -mi yo, que me arrebatan mi yo- es un dramático olvido o el alfiler absoluto de Baudelaire. La creación es un precipicio. Las obras fueras de alcance tienen su gravedad y su gloria muertas. Para que alguien vea la irrealidad tiene que ser culpable de la gloria, siempre hay que acercarse a lo que se aleja –núcleo de Proust-.
Es el niño el que termina sin saber por que calle anda y la bendice. Los nombres sucesivos, como quería Dante, traer los mundos hacia ellos, una pieza es una meta, y… ¿qué sentido puede tener entonces en un hombre?. quien soporta los extremos soporta la pasión y si no te suelta la existencia tampoco te soltará la libertad.
Pues ese niño, en el adiós de otro año que termina, está en Vista Alegre y ha dejado escrito:

También, bajo otros cielos, miras la tarde hirviente, la navegación de la claridad. Espera la noche y su suave lumbre, danza de un ritmo ciego.


Viernes, 30 de diciembre de 2011
Libro sin firmamento.



Con mis mejores deseos de salud y felicidad para el nuevo año.


miércoles, 14 de diciembre de 2011

NOTAS

“Leer lo que nunca ha sido escrito”. Tal  lectura es la más antigua: anterior a toda lengua –la lectura de las vísceras, de las estrellas o de las danzas. Más tarde se constituyeron anillos intermedios de una nueva lectura, runas y jeroglíficos. Es lógico suponer que fueron estas las fases a través de las cuales aquella facultad mimética que había sido el fundamento de la praxis oculta hizo su ingreso en la escritura y en la lengua. De tal suerte la lengua sería el estadio supremo del comportamiento mimético y el más perfecto archivo de semejanzas inmateriales: un medio al cual emigraron sin residuos las más antiguas fuerzas de producción y recepción mimética, hasta acabar con las de la magia.


W. Benjamin
Sobre la facultad mimética.

jueves, 8 de diciembre de 2011

EL SUEÑO INMEMORABLE




En estos arenales, o aquella morera,
escapabas en el silencio,
tuyo, en el sueño inmemorable.
Oías la cercada llama en la noche,
los golpes del mar,
todo aquello que alumbraste
apenas con unas palabras para nadie.

Ahora vuelves vertiendo las voces
en las lentas orillas de la sangre,
donde aun el verano, donde arde.


Julio, 2011 

Blogger templates