viernes, 28 de noviembre de 2008

VENDRA LA POETICA


En un pasaje de la poética, Aristóteles define de este modo el enigma; la forma del enigma consiste, pues, en conectar términos imposibles diciendo cosas existentes. Estamos esperando todavía, y algún falso Isaías anda clamando al cielo; minirealismo, socialrealismo, nadie quiere fregar ni limpiar la cocina. Tiempos peligrosos, así que manos a la obra.

jueves, 27 de noviembre de 2008

NACE "PARALELO 36"


Este Jueves, 27 de Noviembre, se celebrará la presentación oficial de la Revista Digital "Paralelo 36". El Acto público está previsto realizarse a partir de las 19:00h en el Centro Cívico Tejar del Mellizo, en la calle Santa Fe - frente al Parque los Principies-, en Sevilla.

Entre los promotores de esta revista de carácter político y cultural se encuentran personas de primera fila del mundo de la política, la universidad y cultura andaluza.

Destacan los nombres de Antonio Manuel Rodríguez Ramos, Concha Caballero, Pilar González, Blanca Parrilla, Francisco Garrido, Manuel González Molina, Andrés Sánchez, Jose Antonio Pino, Rafael Rodríguez de León ó Joaquín Urías.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

JAKOB VAN HODDIS


En la testamentaria raíz de la palabra está la voz de Hoddis, en la locura y en el sacrificio. Su obra breve nos conduce al fin del relato, giros burlescos ante el desastre, estructuras internas de narración dramática que se derrumban. Toda la fundación de los signos sombríos del expresionismo alemán alborean en su escritura de la profecía; el pobre judío loco va al paraíso de la mano de la Gestapo. Años después, su estigma trágico y su epifanía aparecerán en la luz agonizante de su compatriota Fritz Lang.

martes, 18 de noviembre de 2008

HISTORIA DE LOS LIBROS. I

Mi amiga Maria Campos, viuda de Amores, familia que mandó construir el pasaje que lleva su nombre, aquí en el barrio de la Macarena de Sevilla, me regaló esta edición de Victor Hugo, fechada en Barcelona en 1885, un año antes de que muriera el gran romántico francés. Uno aprecia estos libros que nunca salieron de estancias y bibliotecas familiares, leídos por varias generaciones, mucho más que esos que ya están en almoneda y no sabemos de dónde proceden. Fue un regalo triste y amargo, pues suponía el desahucio de una persona mayor sin recursos a la que no dejaban pasar los últimos años de una vida rodeada de sus recuerdos, la necesidad de la malaventa de un mobiliario cargado de historias personales, el expolio y la pérdida de una hermosa casa debido a la plaga de rateros y especuladores que azotaban y aun azotan a la ciudad, cuyo ilustre Ayuntamiento y su policía urbanística al parecer estaban y continúan en Babia. Aquellos días me acordé de los Miserables y con gusto hubiera mandado a Quasimodo a visitar al casero de María. Como ella sabía de mi trabajo y gusto por los libros, me pidió consejo sobre la venta de los que ella tenía, era un biblioteca no muy numerosa pero de gran valor, perfectamente guardada bajo el cristal de una lujosa librería y frente a la que solía jugar en la infancia, María estaba muy necesitada económicamente, viuda sin descendencia, su esposo había pertenecido a una familia acomodada que después de la guerra había venido a menos, hasta el punto de habitar en la casa natal de alquilado y dedicarse a un trabajo de artesanía de la madera. El valioso mobiliario, lógicamente, fue malvendido, cuando me pidió consejo sobre los libros le dije, conociendo como conocía al personal, que le podría poner en contacto con un buen librero, que algo ganaría, aunque nunca una cantidad importante que mereciera la pena, y por supuesto nunca el valor de esos libros, ediciones de historia de España, literatura francesa, del siglo XVIII y XIX, que si tenía algún familiar que supiera apreciar esto se lo regalara, afortunadamente y a pesar de su necesidad, María me hizo caso y se los regaló a su sobrino que sabía del valor de esta biblioteca, al menos toda quedaba en casa y en familia. Antes de que viniera a por ellos, al azar tomó éste de Victor Hugo del que les hablo, leído en una casa de la calle Amargura, bajo la luz del siglo XIX y en el recuerdo de María Campos.

lunes, 17 de noviembre de 2008

ANTONIO MACHADO


En Antonio Machado perdura el mito moral del escritor. Su gran obra y personalidad, densa y atravesada de tensiones, nos sigue llegando madura y fraterna, recia en categorías y formas simbólicas. Desde una primera etapa dominada por la sencillez y el uso de metros menores, de brillante economía de medios donde refiere directamente a Bécquer y a la singular poesía popular andaluza, muy intimista e intuitiva, hasta una última etapa de claro desarrollo conceptual en donde culmina con formas aforísticas y sentenciosas, Machado es un maestro insuperable en la unión entre clasicismo y folklore, poesía culta en la que penetra la calidez de la poesía popular. Desde esa misma calidez de mi rincón sevillano o chipionero, con Abel Infanzón o Jorge Menéndez, le mandamos un fuerte abrazo esperando siempre su riqueza vital y emocional, la hondura y naturalidad de sus sentimientos.


CITA CON PIERRE BOURDIEU

El campo literario es una campo de fuerzas que se ejercen sobre todos aquellos que penetran en él, y de forma diferencial según la posición que ocupan (por ejemplo, tomando puntos muy alejados, la de un dramaturgo de éxito o la de un poeta de vanguardia), al tiempo que es un campo de lucha de competencias que tienden a conservar o transformar ese campo de fuerzas. Y las tomas de posición (obras, manifiestos o manifestaciones políticas, etc.), que se pueden y deben tratar como un sistema de oposiciones para las necesidades del análisis, no son el resultado de una forma cualquiera de acuerdo objetivo, sino el producto y el envite de un conflicto permanente. Dicho de otro modo, el principio generador y unificador de este sistema es la propia lucha.

Genése et structure du champ litéraire

jueves, 13 de noviembre de 2008

DE RIOS QUE SE VAN

Juan Ramón Jiménez ante la tumba de Zenobia

Estas últimas poesías de Juan Ramón Jiménez son también una última idea desgarradora de ofrenda; la del dominio de si mismo y de su obra. Frente a la tumba de Zenobia, quizás ya escribe como hablaba su madre. Fidelidad a un mundo en todos los sentidos, en el uso de símbolos e imágenes y de sutiles y precisas metáforas, en su radical política de vocablos, en las cumbres y las depresiones del acontecimiento de un destino irreductible.






MIRANDOLE LAS MANOS


En la sombra o la luz, el fondo poco visto (ese oscuro dorado, esa claridad fría) estas manos humanas que trabajan, mano derecha que lo emprende todo, izquierda mano que la asiste comprendiéndola, y da el toque menudo que completa, son para el que contempla su destino propio (y el otro que es el otro y mas que suyo), la clave mas segura descifrada.
Manos trabajadoras que obedecen al instinto, y a la inteligencia, libres de una conciencia persuasiva que las ve y que ellas, las cerradas, no ven nunca, pero que son de ella como hijas de un Dios y parte activa (Y a veces, ¡cuantas veces!, que obedecen más pasivas, al pensamiento, al sentimiento ajenos, haciendo con su imajen, pérdida ya de vista, lo imposible)
Amigo, mira siempre las manos que trabajan. Y ahora ve estas manos femeninas, que también conoces, la derecha ayudada por la izquierda (tan pequeñas, todas alma y acero); mira la mano sensitiva, la mano pensativa. ¡Cómo se tienen y destinen, cómo se envuelven y vuelven, cómo acarician, cómo alzan, cómo atacan tan valerosas, tan suaves!. Míralas con un libro luego, acompañando en paz, debajo, pero tan bien dispuestas, la escritura.
(Una mano derecha que yo aprieto, una izquierda que beso.). Piensa, amigo…!Las manos muertas, descansadas ya pero no manos, con su historia también debajo, como pecho frío!. Y qué historia (y qué leyenda quizás luego) lo quieto de unas manos; un día, de estas manos.


J.R.J. De ríos que se van

lunes, 10 de noviembre de 2008

HISTORIA, CRITICA, CONTRACRITICA. PUNTO DE FUGA.

El juicio impide la llegada de cualquier nuevo modo de existencia. Pues éste se crea por sus propias fuerzas, es decir por las fuerzas que sabe captar, y vale por sí mismo, en tanto en cuanto hace que exista la nueva combinación. Tal vez sea éste el secreto: hacer que exista, no juzgar, no es porque todo sea equivalente, sino por el contrario porque todo lo que vale sólo puede hacerse y distinguirse desafiando el juicio. ¿Qué juicio de experto en arte podría referirse a la obra venidera?. No tenemos qué juzgar los demás existentes, sino sentir si nos convienen o no nos convienen, es decir, si nos aportan fuerzas o bien nos remiten a la miseria de la guerra, a las pobrezas del sueño, a los rigores de la organización
J. Deleuze

sábado, 8 de noviembre de 2008

STEFAN GEORGE


El mago, el vidente y el cantor se reúnen en la alargada sombra de Stefan George, figura severa y destacada de la poesía alemana, discípulo de Wagner y de Nietzsche, se quiso de voz profética y grave. En el (hersagen) referir mas que en el (hinsagen) proferir de Holderlin, tuvo su maestría. Lo esencial de su obra es la voluntad decidida por un arte poético de sentido y ser de la palabra. Vale la pena recordarle, en su historia de purgación o purificación, nos sorprende aun lo extremado de su concisión y conciencia artística, darle al discurso poético la fuerza de una creencia absoluta y cumplimiento. En la Estrella de la Alianza está la atardecida de un sueño.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

THOMAS MANN


El alejamiento del mundo y las señales apocalípticas transitan por la obra de Thomas Mann en extrañas inversiones. En la raíz de su discurso está el resquebrajamiento de la sociedad burguesa; su trayectoria es una liberación de su misma literatura para literatos, la lucha con los fantasmas personales y de la época que muestren la condición desnuda del hombre. Bajo las sombras de la Biblia, de Nietzsche y de Goethe, olvidará la vieja ironía hacia el camino de la obra total, un testimonio de soledad y de angustia. En sus mejores obras hay un deseo descarnado y extremo de autenticidad, todo lo que le rodea está en función del drama personal, pasión entre vida y arte. Desde la montaña mágica, también nos manifiesta que el hombre no solo está hecho de muerte, sino de esperanza y de comunión.

lunes, 3 de noviembre de 2008

CITA CON OCTAVIO PAZ

Se dice que el poeta épico -y su descendiente; el novelista- cuentan sucesos ajenos e inventan personajes mientras que el poeta lírico habla en nombre propio. No es así: el poeta lírico se inventa a sí mismo por obra de sus poemas, en no pocos casos –ese sí mismo- está compuesto por una pluralidad de voces y de personas. Como todos los hombres, el poeta es un ser plural; desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte, vivimos en diálogo –o en disputa- con los desconocidos que nos habitan. La verdadera biografía de un poeta no está en los sucesos de su vida sino en sus poemas. Los sucesos son la materia prima, el material bruto; lo que leemos es un poema, una recreación (a veces una negación) de esta o aquella experiencia. El poeta no es nunca idéntico a la persona que escribe; al escribir, se escribe, se inventa.
La poesía, el arte de escribir poemas, no es natural; a través de un proceso sutil, el autor, al escribir y muchas veces sin darse cuenta, se inventa y se convierte en otro: un poeta. Pero la realidad de sus poemas no es artificial o deshumana; se ha transformado en una forma a un tiempo hermética y transparente que, al abrirse, nos muestra una forma más real y humana. Los poemas no son confesiones sino revelaciones.

Prol. O. Compl. O. Paz

Blogger templates