lunes, 20 de febrero de 2012

EL VIEJO PALACIO




Cuando extraño e inmenso como su deseo aparece el mundo ante el niño, en sus maravillosos itinerarios es un cartógrafo de lo absoluto, viajar a la infancia es viajar a las profundidades y es extravío. El tiempo va creando fronteras, el flujo de la paradoja, hierbas de agua que se hunden en su espejo. La memoria, gran simuladora, chocando entre aquellos muros, aun se levanta, camina y quiere volver a extraviarse. Sobre el año 1973, el Palacio de los Marqueses de la Algaba estaba en un estado ruinoso y lamentable. No solo para las instituciones, sino para una gran parte de vecinos del barrio aquello era  “cuatro muros viejos que habían que tirar y hacer pisos”. No se pudo salvar su gran jardín, que algunos sevillanos recordarán como el cine de verano Arrayán. Hubo un primer intento de trasladar allí el Mercado, pero sin acuerdo con el especulador de turno, finalmente hicieron viviendas y se perdió el hermoso jardín que pudo haber sido, Pasados unos años y tras el derrumbe de una de las crujías del patio debido al abandono de una fallida intervención, el palacio parecía ya condenado a la piqueta. Comunicaciones al Ayuntamiento, al Ministerio, prensa,  trabajos. hasta que  llegó el dinero del plan URBAN y se culminó felizmente su reconstrucción-restauración. En aquel viejo jardín y entre sus muros abandonados pasé muchas horas libres y felices de la infancia entre juegos y aventuras con mis amigos, con sus últimos vecinos y viejos artesanos. Por eso hoy, como en 2005, me vuelve a alegrar esta noticia. Esperemos que sea  para el bien y disfrute de todos.




Nota; me hubiera gustado incluir más viejas fotografías y documentos, aparte de las que aparecen arriba, del interior hechas por mi a finales de los setenta, pero entre mudanza, regalos y ataques de expurgo parece, para variar, que las he perdido.

No hay comentarios:

Blogger templates