sábado, 26 de septiembre de 2015

27 DE SEPTIEMBRE: 1975-2015, MADRID / BARCELONA


El domingo 27 de septiembre se cumplirán dos cuarenta años de que cinco luchadores antifascitas fueron fusilados por policías y guardas civiles borrachos y disfrazados grotescamente en Hoyo de Manzanares (Madrid) y en Barcelona. Nadie ha sido juzgado por eso crímenes, nadie ha pedido siquiera perdón, nadie a reconocido a las víctimas y su memoria, nadie. El Borbón que días despues aparecería en el balcón de la Plaza de Oriente apoyando al dictador por los fusilamientos; disfruta de su dorada jubilación mientras su hijo reina. 

Yo tenia 17 años aquel 27 de setiembre y paseé la noche anterior pintando y colocando banderolas contra el crimen de Estado que estaba a punto de perpetrase. Al despertarme para ir al instituto ya estaban fusilados.; lo leí en el infame ABC que justificaba los fusilamientos Ese mañana en mi clase, 5F, había una silencio y un ambiente de dolor, miedo y rabia silenciosa que nunca olvidare. Aquellos ñiños sabíamos ya que el franquismo iba en serio y seguía fusilando cuarenta años después de la guerra. 

Pero aquellos fusilamientos no fueron solo el ultimo gesto de crueldad de un régimen genocida sino también un aviso para los navegantes de la transición de que estaban dispuestos a morir matando. El posfranquismo se estaba asegurando la supervivencia para cuando el criminal de El Pardo ya no estuviera. Una transición asustada e hipotecada, incapaz de condenar a la dictadura o de resolver los déficit democráticos acumulados. 

Y ahora, en este domingo de 27 de septiembre del 2015 vemos como aquello que ocurrió hace cuarenta años no estaba tan lejos, ni nos era tan indiferente. La herida nacional que el franquismo dejo abierta, y la transición no cerró, sigue más abierta que nunca, los albaceas del postfranquismo (PP) le han echado toda la sal que han podido. Sobre los déficit de la transición se le ha negado el derecho a decidir al pueblo catalán y ahora nos enfrentamos ante este monstruo. Ojala no nos equivoquemos de enemigo. La contradicción no es entre Cataluña y España sino entre democracia y no democracia. La democracia es la cuestión, un esfero más federalistas , demócratas y a echarlos.


No hay comentarios:

Blogger templates