domingo, 30 de junio de 2013

LOS CLÉRIGOS VAGABUNDOS


La potencia de representación; el pensamiento dibuja un espacio interior.

El estilo debe entrar en la idea para romper las doctrinas.

La fuerza de la palabra arruina la poética del precio; habla sin hablar.

Una página catedral; sólo la estupidez llena el vacío.

En la transformación el vínculo desata las paradojas, pensante y demencial perdido de la letra.

Calla el parloteo, en un solo de frase está el camino inverso.

La fórmula y la clínica se hacen carne en el país de los muertos.

Vagabundo y distraído está el primer ritmo del pensamiento.

En la doctrina acaban copiándose los necios.

Julio 2013

No hay comentarios:

Blogger templates