viernes, 30 de diciembre de 2011

VISTA ALEGRE




Lo que se abre en algún aspecto, tal cita y reitera Michelet -mi yo, que me arrebatan mi yo- es un dramático olvido o el alfiler absoluto de Baudelaire. La creación es un precipicio. Las obras fueras de alcance tienen su gravedad y su gloria muertas. Para que alguien vea la irrealidad tiene que ser culpable de la gloria, siempre hay que acercarse a lo que se aleja –núcleo de Proust-.
Es el niño el que termina sin saber por que calle anda y la bendice. Los nombres sucesivos, como quería Dante, traer los mundos hacia ellos, una pieza es una meta, y… ¿qué sentido puede tener entonces en un hombre?. quien soporta los extremos soporta la pasión y si no te suelta la existencia tampoco te soltará la libertad.
Pues ese niño, en el adiós de otro año que termina, está en Vista Alegre y ha dejado escrito:

También, bajo otros cielos, miras la tarde hirviente, la navegación de la claridad. Espera la noche y su suave lumbre, danza de un ritmo ciego.


Viernes, 30 de diciembre de 2011
Libro sin firmamento.



Con mis mejores deseos de salud y felicidad para el nuevo año.


No hay comentarios:

Blogger templates