miércoles, 14 de diciembre de 2011

NOTAS

“Leer lo que nunca ha sido escrito”. Tal  lectura es la más antigua: anterior a toda lengua –la lectura de las vísceras, de las estrellas o de las danzas. Más tarde se constituyeron anillos intermedios de una nueva lectura, runas y jeroglíficos. Es lógico suponer que fueron estas las fases a través de las cuales aquella facultad mimética que había sido el fundamento de la praxis oculta hizo su ingreso en la escritura y en la lengua. De tal suerte la lengua sería el estadio supremo del comportamiento mimético y el más perfecto archivo de semejanzas inmateriales: un medio al cual emigraron sin residuos las más antiguas fuerzas de producción y recepción mimética, hasta acabar con las de la magia.


W. Benjamin
Sobre la facultad mimética.

No hay comentarios:

Blogger templates