viernes, 11 de noviembre de 2011

UNA NOTA Y TRIBUTO SOBRE JENNIE




Aquella mañana de 1947 en Central Park,  Joseph H. August cubrió con su mano el objetivo de la cámara e hizo una indicación a William Dieterle, sus ojos estaban doloridos, la semana había sido agotadora y el frío afectaba a sus débiles pulmones. David  Selznick llevaba bajo su brazo un manuscrito de Robert Nathan. Era una mañana melancólica, fueron a un bar, Joseph se sentó y desde el fondo de su cerebro lanzó un alarido, Selznick permanecía con el libro bajo el brazo mientras lentamente fue subiendo la luz. Leyendo sus descarnadas memorias, .Selznick hizo estragos en las librerías, pero el manuscrito, a pesar de su arrebatado nihilismo, cayó de sus manos en aquel momento; dirigiéndose a Joseph H. August le dijo -“sé perfectamente quien es usted”-. 


Noviembre 1997



No hay comentarios:

Blogger templates