sábado, 3 de septiembre de 2011

ESPAÑA, MI MOROSA, ESPAÑA




Cuando comenzó la ofensiva  de las agencias de calificación contra la deuda pública española hubo muchos voceros del gobierno que describían la situación como un ataque político contra el único  gobierno de izquierda que quedaba en la UE. Esta delírante explicación presentaba a ZP como el campeón del progresismo  europeo, víctima de los malvados conservadores agazapados en los mercados financieros internacionales. España, era según la opinión de estos segados analistas un país solvente y serio que tenía el sistema financiero  más sólido de Europa. No éramos ni Grecia, ni Portugal, ni Irlanda, ni ninguna republica sudamericana; gentes de poco fiar, tercermundistas, morosos por naturaleza. La historia nos avalaba, eso decían, al menos,  los voceros de ZP.
Cuando los ataques afectaron a Berlusconi, otro campeón del progresismo europeo,  la conspiratoria  hipótesis del ataque político contra el gobierno de ZP  se vino abajo  estrepitosamente. En realidad nunca tuvo la más mínima consistencia. Pues ya antes los mercados habían mostrado que su estrategia política era de mucho mayor alcance y calado: el  Estado de Bienestar, y no  este o aquel partido o gobierno, era el objetivo a batir. Ni atacaban  a España porque gobernara  ZP, ni la aversión a la deuda de España era una invención malvada, ni éramos un país financieramente  estable y fiable. Los mercados guiados por la búsqueda del máximo beneficio y aprovechando la oposición, insalvable, entre consumo de masas y Estado del Bienestar, que está en el origen de esta crisis, han lanzado una ofensiva contra la estructura política bienestarista.  El intento de limitar la dueda pública constitucionalmente es, amén de una decisión inútil con respecto a la deuda real, una acción de disciplinación de la política  al capital financiero.
Pero  es la historia,  precisamente,  la que no nos avalaba. España es el Estado de la OCDE con mayor nivel de impagos  y morosidad pública en los dos últimos siglos. Incluso los episodios de impagos son superiores a  los cometidos por algunas de esas “repúblicas sudamericana”. Entre el año 1800 y el año 2008 España ha incumplido  sus deberes de pago de deuda pública en 13 ocasiones. Ningún país a nivel mundial tiene tantos episodios de impago de la deuda  como España. El número de años en que España ha estado en situación de impago  es de 23,7 desde 1880., Turquía, por ejemplo, solo ha estado 15 años y Suecia , Finlandia o Francia no han estado ningún año en situación de impago. Entre 1300 y  1799 España acumula seis episodios de impago de deuda, es la segunda potencia europea más morosa después de Francia que acumula 8 impagos y que terminó favoreciendo la revolución.  
España es un Estado fallido, ineficiente y construido históricamente por el expolio muy mal gestionado por la nobleza y la burocracia castellana y clerical Que nos vengan ahora con cuentos y conspiraciones. La historia del Estado español  no avala nada sino la desconfianza ante un Estado impertérritamente deshonesto.

Editorial Paralelo 36
02/09/11

No hay comentarios:

Blogger templates