viernes, 3 de junio de 2011

EN EL ADIOS DE ANITA O´DAY



        Hace unas semanas falleció Anita O¨Day,  menos sorda que Betethoven, qué cosas de la madre naturaleza, no se puede dar lo que no hay ni en fábrica ni almacén, o si lo prefieren, como recordó Cernuda, el elemento imponderable, la parte de Dios.
Escuchemos, si hemos de ver una imagen en un sueño, los deslices de la voz, las torpezas que encajan. Si la variedad tiende a colocarse en la última ranura, diremos clásico. Yendo hacia atrás se repite lo que ya dije antes, si penetra la naturaleza comprendemos, en el momento que olvidó la voz cantó, desaparecer con la voz es quedar ya siempre. Miremos a quien mira el mosaico o el laberinto, la música responde a la espera, ella no lucha, nunca demasiado cerca pero siempre encontrándonos, es una inmovilidad errante.
. En 1981 publicó su autobiografía  con el título de "High Times, Hard Times", dedicada a su perro. De origen humilde, siempre cantó sola y nunca se escuchó. Descanse en paz.

Sevilla, Diciembre 2006

No hay comentarios:

Blogger templates