miércoles, 23 de marzo de 2011

CAMINOS DE TU MANO

Primavera y sanalotó en la Alameda

Su mano de niño  y su mano de hombre al borde de unas hojas, en la cercanía de la voz. En la única noche interrumpe su voz el alba. Caminando una mendiga apaga la tierra. En las calles, en la misma noche, unos pasos entierran el humo, su pasión viva. Cae el viento, fuera de ti los ojos. En las viejas azoteas, contra cal y el sol, la sombra de unos párpados. No te ciegues en las palabras que durmieron, aun eres huésped de un calendario.

No hay comentarios:

Blogger templates