viernes, 31 de diciembre de 2010

UN VIEJO Y NUEVO AÑO




Bajando estoy el valle de la vida, y todavía se fijan mis pensamientos en aquellas calles estrechas, sombrías y silenciosas, donde se respiraba el aire perfumado que venía como revoloteando de las vecinas espesuras; donde los pasos retumbaban en los limpios portales de las casas, donde todo respiraba contentamiento y bienandanza, modesto bienestar ensanchado por la alegría y por la mesura de los deseos; honrada mediocridad que no se atraía el respeto por la opulencia ni por el poder, sino por el pundonor heredado.



José María Blanco Crespo.


Que el viejo y nuevo año os traiga lo mejor.

No hay comentarios:

Blogger templates