viernes, 9 de abril de 2010

TRANSFERENCIA

Barbara Kruger

Entro en la vieja galería abandonada. Como Wheit, podría encontrar el espejo marino, los cristales rotos por los cristales, decir como Baudrillard; la forma no remite ya mas que a otra formas y sin circulación de sentidos, captar nuestra ausencia del mundo y que las cosas aparezcan. La mecánica del detalle anula las estructuras-relatos. Pero me resuenan otras palabras -en el sistema solo habla el controlador, el jefe. El sistema es siempre la voz del jefe, por eso todo sistema es totalitario, mientras que el pensamiento fragmentario permanece libre- de un escritor rumano.




Una sola figura sobre los márgenes,

o mas bien

la crítica habla de una obra que no existe,

la simple recitación o lagunas de vocabulario,

la marca de su posible desaparición.

La forma no dice jamás la verdad;

fue en la vieja aparición de Duchamp,

mas superstición, mas desecho.

La apuesta de la desaparición es una gran obra,

el desafío del sentido, su indigencia,

el único arte posible.

No hay comentarios:

Blogger templates