jueves, 4 de junio de 2009

MAR PRESENTIDO











Cierro los ojos y vuelvo a entrar por aquellas habitaciones, he elegido el mediodía tardío, me acerco al gran ventanal que da a la playa, tras el cristal brillan las olas, navega la claridad. Es una imagen de plenitud, el sol alto, el intenso azul.
Traigo entre la penumbra la luz de las aguas, al salir al patio, bajo la parra, siento la desnudez de la vida, que aquel lugar es una extensión de mi ser. Después vendrá la madrugada con su oscura fiebre de luz dejándome a solas con la nostalgia del mar.



El Correo de Andalucía. Julio 1998


No hay comentarios:

Blogger templates