viernes, 9 de enero de 2009

WILLIAM FAULKNER


Al hablar de la obra de William Faulkner nos viene a nuestro recuerdo algunos ejemplos que este audaz y extraordinario autor legó a las generaciones futuras, entre todos ellos sobresale su compromiso intenso y honesto con la tarea del escritor, ese deber de dar lo mejor de cada uno. Como buen sureño, tuvo una visión esplendorosa y sombría de su tiempo y sus personajes, como buen artesano, empezó desde abajo. Fija con tremeda lucidez y fuerza esa panorámica de todas las voces que convergen en sus narraciones, con las sombras maestras que acompañan a su presencia generosa; la Biblia, Flaubert, Proust, Dostoievski, Joyce. Faulkner, como los campesinos, como la gente fiel y enraizada, no ve el paisaje.
Escribí este libro y aprendí a leer, nos dice en la introducción a The sound an the fury, (El ruido y la furia) como bien nos recuerda Ricardo Pligia en su “Crítica y ficción”. “No importa el valor objetivo de los libros, el canon de un escritor tiene que ver con lo que escribe o con lo que quiere escribir. Esa combinación de leer como un escritor (y no como un intelectual) y leer como un campesino (y no como un hombre de letras) hace de Faulkner un lector extraordinario”.
Faulkner crea una voz poderosa de narración que absorbe al lector, con la sensación de que a veces se pierde, como sus personajes, para después volverlos, asombrosamente, a fijar en la arquitectura esencial del relato. Su estilo es impecable, el dinamismo del punto de vista resulta fundamental, las historias laterales aparecen en la estructura central con enorme eficacia.
Infierno, soledad y extrañeza emergen definitivamente como pocas veces escritor alguno lo había logrado, pero con afán de autenticidad y verdad sobre un mundo sombrío y atormentado. Pienso, al analizar su obra, en cuanto aprieto a puesto y pondrá a cierta critica esa extraña y arraigada coherencia en el espacio artesanal de toda su producción, Obra deslumbrante, de estilo impecable y de enorme variedad, su influencia es capital y decisiva en la historia de la literatura, su notable y aclamada pluralidad de puntos de vista y extraordinarios saltos en el tiempo han sido utilizados con profusión por todos los grandes novelistas que después de él vinieron. Aun recuerdo la forma en que las las historias paralelas ocupan el espacio esencial de la narración dando una intensa imagen panorámica de los mundos y tramas puestos en escena, incluso, curiosamente, nos construye sólidos y ambiciosos pasajes a partir de simples estados de ánimo. En todo cuanto realizó, desde novelas hasta guiones cinematográficos, está la mano de este artesano, su mitología y su problemática social, la aparición en la realidad más humana de los sueños y las verdades del viejo espectro del arte.

No hay comentarios:

Blogger templates