lunes, 22 de diciembre de 2008

BIENVENIDOS SEAN HOY TODOS LOS RECUERDOS


En la infancia, antes del sueño, está La Biblia, también Charles Dickens. Hay cierta crítica que se empeña en señalar su idealismo como un defecto, no es cierto. Dickens es un escritor comprometido social y humanamente, nos sitúa en la existencia y nos deja abierto el esplendor de la vida y su esperanza. Les dejo esta felicitación que hago mía.


Bienvenidos sean hoy todos los recuerdos: llamémoslos para que ocupe cada uno su lugar junto al hogar navideño. ¡Bienvenido sea todo! ¡Bienvenido sea lo que ha sido y lo que nunca fue, y lo que esperamos que pueda aún ser, junto a la hoguera navideña donde los espera con el corazón abierto lo que ya es! ¡En un día como este no cerremos la puerta a nada! –Esperad, dice una voz por lo bajo. -¿A nada? ¡Pensadlo! ¿Ni a la sombra de una inmensa ciudad tapizada de hojas muertas? ¿Ni a la sombra que entenebrece todas las vidas? ¿Ni a la sombra de la ciudad de los muertos? ¡Ni siquiera esa!, responderemos. Hoy precisamente, en el día de la Navidad, volveremos nuestros rostros hacia la Ciudad de los Muertos, y sacaremos de entre su multitud silenciosa a las personas que amamos, para que vengan entre nosotros. ¡Ciudad de los Muertos, por el bendito nombre que aquí nos tiene reunidos acogeremos, sin rechazar a nadie, a todos los que nos son queridos! ¿Habremos de apartar a los muertos de nuestras alegrías navideñas o habrán de empañarla quienes tanto nos quisieron? ¿Nos habría excluido a nosotros el amor que nos tuvieron? ¡Amigos que perdimos, hijos, padres, hermanos, hermanas, maridos, esposas; nos os apartaremos de nuestro lado, ocupareis vuestros lugares en nuestros corazones junto al fuego navideño! En la hora de la esperanza inmortal, en el día del cumpleaños de la misericordia inmortal, nada apartaremos de nosotros.


Felicitación de Charles Dickens, Navidad de 1858

No hay comentarios:

Blogger templates