lunes, 3 de noviembre de 2008

CITA CON OCTAVIO PAZ

Se dice que el poeta épico -y su descendiente; el novelista- cuentan sucesos ajenos e inventan personajes mientras que el poeta lírico habla en nombre propio. No es así: el poeta lírico se inventa a sí mismo por obra de sus poemas, en no pocos casos –ese sí mismo- está compuesto por una pluralidad de voces y de personas. Como todos los hombres, el poeta es un ser plural; desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte, vivimos en diálogo –o en disputa- con los desconocidos que nos habitan. La verdadera biografía de un poeta no está en los sucesos de su vida sino en sus poemas. Los sucesos son la materia prima, el material bruto; lo que leemos es un poema, una recreación (a veces una negación) de esta o aquella experiencia. El poeta no es nunca idéntico a la persona que escribe; al escribir, se escribe, se inventa.
La poesía, el arte de escribir poemas, no es natural; a través de un proceso sutil, el autor, al escribir y muchas veces sin darse cuenta, se inventa y se convierte en otro: un poeta. Pero la realidad de sus poemas no es artificial o deshumana; se ha transformado en una forma a un tiempo hermética y transparente que, al abrirse, nos muestra una forma más real y humana. Los poemas no son confesiones sino revelaciones.

Prol. O. Compl. O. Paz

No hay comentarios:

Blogger templates